Libro

Shiva Shambho Habla

Introducción

Shiva 2

La Verdad Absoluta

Les hablaré de lo que YO SOY. En el entendido de que lo que YO SOY lo son ustedes junto conmigo también. YO SOY la Verdad Absoluta, inmutable y eterna. Eso es lo que YO SOY. YO SOY Absoluto en Mi Mismo y nada es aparte de lo que YO SOY. YO SOY el Uno y Único. Eso es lo que YO SOY. Más allá de lo mutable y de lo inmutable, YO SOY.

Lo mutable o externo es la parte dinámica de Mi Mismo, de lo que YO SOY. Lo inmutable o interno es la parte estática de Mi Mismo, de lo que YO SOY. Pero YO SOY por encima y más allá de esta aparente dualidad: YO SOY Absoluto, Uno y Único en Sí y en Mi Mismo.

YO SOY Conciencia Pura, la Conciencia de Ser Absoluto. En la Pura Conciencia del Ser Absoluto que YO SOY, en realidad no hay existencia ni tampoco percepción. La existencia es la toma de consciencia de algo que se encuentra colocado ahí afuera, ajeno a uno mismo. La percepción implica la presencia de un sujeto que percibe un objeto, ajeno a él mismo. En el estado Puro de Mi Conciencia Absoluta no hay nada afuera de Mi Mismo, no hay existencia, no hay algo colocado afuera y ajeno a Mi Mismo: YO SOY Todo, el Uno y Único. En el estado Puro de Mi Conciencia Absoluta tampoco hay un sujeto que percibe algo afuera y ajeno a Sí Mismo: YO SOY Todo, el Uno y Único. YO SOY inmutable, eterno, infinito, Uno y Único tanto en el aspecto estático de Mi Mismo como en el aspecto dinámico de Mi Mismo, los cuales son para Mi, esencialmente Uno.

La muerte no es nada para Mi pues en verdad, no hay nadie aparte de Mi Mismo. No hay nadie que muera, pues solo YO SOY. En Mi aspecto dinámico todo cambia constantemente, pero ninguno de estos cambios, incluido el cambio llamado muerte, alteran en lo más mínimo lo que YO SOY. YO SOY y permanezco inmutable eternamente, sin importar cualquier cambio en el aspecto dinámico de Mí propio Ser: YO SOY y solo YO SOY y nada ni nadie es aparte de lo que YO SOY.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 1

(Plática del día 22 de septiembre de 2012, corregida y editada por el autor)

Lo que voy a estar comentando en esta y las próximas pláticas, va a resultar extraordinariamente abstracto para muchos de ustedes. Pero no importa, deben de escucharlo y ser pacientes.

La oportunidad pasada recuerden que dije: “Yo estoy aquí para guiarlos a ustedes hasta la verdad completa.”

Ahora, que ha terminado mi lila, o trabajo o juego, de sintetizar las principales  tradiciones espirituales del mundo y que ocupo los últimos 21 años de mi vida, puedo hablar con mayor libertad sobre lo que es la verdad completa.

Deben entender que todo lo que yo diga con respecto a mí mismo,  es idénticamente igual para cada uno de ustedes. Cuando diga lo que YO SOY, estoy diciendo exactamente lo mismo que ustedes son. No debe de haber ninguna confusión en esto: lo que YO SOY, es lo que tú eres.

Verdad relativa vs. Verdad Absoluta

Para empezar a entender lo que es la verdad completa o verdad absoluta o, como  quedó reportado en una de las páginas de Internet (La Experiencia del Despertar), la conciencia de ser Absoluto, tenemos que examinar la palabra verdad. Miren: la palabra verdad puede ser entendida en un sentido relativo y en un sentido absoluto. Una verdad relativa, cotidiana, es siempre la concordancia entre lo que se dice y lo que existe. Si yo ahora digo: ella es una mujer y él es un hombre (señalando a una mujer y a un hombre, respectivamente), ello es verdad, porque concuerda lo que estoy diciendo contra lo que esta existiendo en este momento: ella es una mujer y él es un hombre. Las personas entienden esto como la verdad. Pero, todas las verdades relativas están sometidas a cambio y no pueden permanecer.

Esto lo explicamos en otra ocasión tomando como ejemplo este árbol que está enfrente de mí. En aquella ocasión dijimos: esto que estoy viendo ahí es un árbol. Entonces, si tú te volteas y lo miras dirías: es verdad lo que él está diciendo. Porque concuerda lo que se dice contra lo que existe. Todos estamos de acuerdo al mirar ese objeto: es un árbol.

Pero también dijimos en aquella ocasión: ahora imaginemos que a éste árbol le cae un rayo, le prende fuego y se transforma en un montón de cenizas. Eso estuvimos diciendo, con esas palabras literales hace dos años. Entonces, ¿que es lo que quiere decir esto? Que yo tendría que decir entonces: este objeto que observo ahí, esto que veo, es un montón de cenizas. Luego, tú te volteas, lo miras y dirías: es verdad lo que él dice, es un montón de cenizas.

Entonces siempre las verdades cotidianas, las verdades que conoce el hombre de manera empírica, siempre son verdades relativas, están sometidas a un cambio, no pueden permanecer. Luego, las cenizas que antes fueron un árbol, si las meto en una maceta se pueden transformar en una plata, y así sucesivamente.

 La Verdad Absoluta

Esto es lo que las personas entienden por verdad. Pero la verdad de la cual voy a hablar, porque es lo que YO SOY y es lo que ustedes son, es la verdad absoluta. Es una verdad que no puede cambiar, no esta sometida nunca y jamás a ninguna alteración. Permanece inmutable y eterna tal cual es. Es por esto que cuando yo les he dicho: “los guiaré hasta la verdad completa” (esas palabras son bíblicas, por cierto), yo prefiero decir: “los guiaré hasta la verdad absoluta”. O mejor aún: “la única verdad que es”. O, si ustedes prefieren entenderlo así: la consciencia del ser Absoluto que YO SOY. Eso es lo que YO SOY. No lo creo, ¿entienden? No lo imagino, YO lo SOY. Lo sé que lo SOY y estoy delante de ustedes, que también lo son.

Todo lo que se hizo antes, durante 21 años, fue un lila, un juego. Un juego, en el cual dije: bien, por que no sintetizamos las tradiciones espirituales del mundo en una sola y le ponemos un nombre: Misticosofía. Esto dará guía y un orden a todo el que se introduzca en éste conocimiento, sin importar su tradición espiritual particular. Le irá dando una pista, de cómo debe ir caminando y avanzando pero, ¿hacia donde? Hacia la verdad completa, hacia la verdad absoluta que YO SOY.

Ahora,  este lila terminó. Ya no tiene nada que ver conmigo. Lo que sí les puedo decir es que seguramente jugaré un poquito más. Tres meses posiblemente montaré algunos cuantos artículos más en una de esas páginas (refiriéndose a estas pláticas precisamente). Así  quedo libre para decirte lo que YO SOY y, por lo tanto, lo que tú eres.

Como dije anteriormente, cuando se ha dicho verdad absoluta, esta verdad no está sometida a alteración, no puede cambiar. Diríamos que es aquello que es eterno, inmutable y, por lo tanto, absoluto. Y tú te preguntarás: ¿Qué es aquello que es eterno, inmutable y absoluto; que no puede cambiar jamás? ¡Es lo que tú Eres! Si quieres una pista rápida y directa: es tú propia e intima Conciencia, la conciencia del ser que YO SOY. Cuando tú estás en la perfecta conciencia de ser, esa propia conciencia que a veces llamamos el Sí Mismo. Cuanto  más estás en ella, más te convences y te vas dando cuenta que no puede cambiar. Todo en tu cuerpo cambia, todo en tu mente cambia, de instante en instante. Todos tus estados emocionales, tus pensamientos, tus ideas, tus aspiraciones, tus miedos, todo va cambiando. Tu cuerpo va cambiando con el correr de los años, pero el ser que YO SOY, esa Conciencia que YO SOY, es inalterable, no la puedo cambiar.

Quedó dicha en alguna de las páginas de Internet (La Experiencia del Despertar), que la conciencia de ser Absoluto no solo es la conciencia de ser, sino de ser Absoluto. No hay nada fuera de Mi Conciencia. YO SOY Todo lo que ES: YO SOY Absoluto.

Ahora, entiéndanlo: el ser que tú eres es la verdad completa. El ser que tú eres es la Conciencia Misma. No tienes que buscar nada afuera de ti: tú eres esa propia Conciencia. Por conciencia entiendan la facultad de darse cuenta: me doy cuenta de que SOY. A veces le llaman Testigo, aquel que atestigua en la existencia todos los cambios, pero él, en Sí Mismo, es inmutable ante los cambios. El no cambia.

Si yo estoy como testigo y, en un momento dado me da un dolor de estomago, el testigo atestigua un dolor de estómago. Pero me recuesto, me tomo un té de manzanilla, pasan un par de horas y se me quita el dolor y, entonces, el testigo ahora atestigua que no hay dolor de estomago. Pero él permanece inmutable ante ello. Por lo tanto, lo que llamamos la verdad absoluta, la verdad completa o el ser Absoluto que YO SOY es Pura Conciencia, es Conciencia Absoluta.

Únicamente debe uno irse entrenando, poco a poco, para estar siempre en este estado de Conciencia. A veces le llaman “estado de alerta”, otras veces le llaman “darse cuenta”. Pero entiendan, cuando tú te das cuenta de la existencia, la existencia esta cambiando continuamente, pero Aquel que se da cuenta no puede cambiar. ¿Es claro esto? En estas pláticas vamos a ir penetrando en la comprensión de esa Conciencia. Porque, como tú eres esa verdad completa o absoluta, la puedes recuperar. Si yo te digo cual es la verdad absoluta, entonces puedes poco a poco ubicarte en lo que ya eres. Por lo tanto, no tienes que alcanzar nada afuera de ti. No hay ninguna meta que tengas que alcanzar. Simplemente vas a recuperar lo que ya eres.

Para tratar de acercarse a lo que YO SOY han dicho palabras como estas: YO SOY el Ser Supremo, la Conciencia Pura y la Dicha Inconmensurable. Eso es lo que han dicho sobre lo que YO SOY. YO SOY el Ser Supremo, el Ser que Es, el Ser que se da cuenta de que Es, el Único ser que ES. Refiriéndose a ello como el Absoluto, usando la palabra Brahman. Al decir YO SOY la Conciencia Pura me refiero a un estado de Puro Ser, un estado de Pura Conciencia de Ser: me doy cuenta de que SOY, pero completa y absolutamente. Y, finalmente, la Dicha Inconmensurable o bienaventuranza eterna, deriva del  estado inalterable de lo que YO SOY. Es la dicha suprema, la felicidad máxima que se puede entender.

Yo se que esto que digo les resulta abstracto, no me cabe la menor duda. Pero van a tener que ser pacientes conmigo. Los iré ubicando gradualmente en lo que ustedes son. Yo se lo que ustedes son, porque yo se lo que YO SOY.

La Conciencia de Ser o el Sí Mismo

De momento recuerden: tú eres Conciencia, el Sí Mismo, la Conciencia que se da cuenta de que Es. No eres lo transitorio de manera particular, como el dolor, el pacer o cualquiera otra sensación corporal. No eres de manera particular las emociones transitorias y efímeras que experimentas o los pensamientos pasajeros que atraviesan tu mente. Tampoco sabrás lo que en verdad eres a través de teorías filosóficas o teológicas. Todo eso no sirve para nada. Lo que eres, es el Ser que Es y que es consciente de que Es. De momento no pierdan de vista que ustedes son, esencialmente Conciencia.

La Conciencia de Ser Absoluto

Primer nivel de la Conciencia de Ser Absoluto:

Ahora permítanme explicarme: Vamos a hablar de la Conciencia que Eres. Aquí mismo, donde te encuentras ubicado, simplemente pregúntate: ¿de qué puedo ser consciente?, ¿de qué me puedo dar cuenta? Te darás cuenta de que eres consciente de todo lo que en la existencia va cambiando continuamente, como esos martilleos que suenan a lo lejos. Como ves, puedes ser consciente y atestiguar lo que esta en la existencia, lo que verdaderamente aparece en la existencia, como un sonido, el canto de un pájaro o lo que sea pero,  también en la existencia puedes ser consciente de que Eres.

Puedes estar en la existencia dándote cuenta de todo lo que está alrededor de ti pero, simultáneamente, también puedes ser consciente del ti mismo. Es decir, “me doy cuenta de que YO SOY”. El acto de darte cuenta en la existencia de que eres, es muestra fiel de que estas “despierto” en la existencia.  Pero, si solo permaneces consciente de lo que pasa allá afuera, como los sonidos etc. y, no estás simultáneamente consciente de ti mismo, es muestra fiel de que permaneces “dormido” en la existencia, pues no estás consciente de que eres. Por lo tanto, este es el primer requisito a lograr: tengo que darme cuenta de que YO SOY permanentemente.

Cuando estás en ese estado, inicialmente empiezas a detectar algo. Ahí les voy, sean pacientes y van a entender poco a poco. Pero yo los guío hasta ahí porque los guío.

Entonces, en ese estado tú podrías decir, sin creer nada, al ver ese árbol: ¿de que puedo ser consciente? Bueno, “yo soy yo” y “eso es eso”. Eso es un árbol que está ahí y yo, simultáneamente, soy yo. ¿Si se entendió? Este es el estado más primario de la consciencia que YO SOY. El más inicial. El baby, por decirlo así.

“Yo soy yo” y “eso que esta afuera es eso”. Soy consciente simultáneamente de “mi mismo” y de “eso” que esta enfrente de mí, pero todavía hay una neblina de ignorancia en esto. Considero que, “yo soy yo” y “eso es eso”. Traten de entenderlo. Es pura conciencia, no me piensen nada, no hay ninguna teoría que pensar. Hay que estar consciente de que “tú eres” y ves “un árbol” y ves “una persona” y dices: “yo soy yo” y “eso que esta ahí es eso”, pero no me puedo separar de eso. ¿Cómo te puedes separar de eso? ¿Como te puedes separar del sonido que suena? No puedes separarte, pero “yo soy yo” y “el sonido es eso”.

Por lo tanto aprendan ustedes a sentarse en un jardín y estar conscientes de sí mismos. Bien atentos de sí mismos y, simultáneamente, escuchen los pájaros, sientan el aire, vean el movimiento de las hojas con el aire que las atraviesa. Y entonces mantente consciente, no creas en nada, no vuelvas a pensar nunca más en nada, porque estas buscando la verdad. La verdad no la puedes pensar, tienes que serla completamente: ¡serla! Y entonces, si ustedes aprenden a sentarse en un jardín o en otro lugar que quieran y digan: voy a estar consciente de mí mismo. Me voy a estar dando cuenta del ser que soy y de lo que está allá afuera. Entonces empezaran a entender el primer paso de un despertar de la conciencia, que culmina en la plena conciencia de ser Absoluto.

Segundo nivel de la Conciencia de Ser Absoluto:

Esto es abstracto y lo se por sus caras y lo que están mostrando dentro, pero miren:

Si yo ahora sigo estando bien consciente, pero bien atento, con una atención increíble de lo que está allá afuera, pero verdaderamente increíble, entonces empiezo a experimentar que “yo soy todo lo que está allá afuera”. No me puedo separar de ello. Empieza a aparecer una vivencia de unidad. No me puedo separar de lo que percibo. Empieza a aparecer un aroma en la conciencia de que todo está unido. Y termina en una conciencia plena de que “YO SOY el universo entero”.

Y no tienes que creer nada de lo que te estoy diciendo. Nada mas tienes que hacer lo que te estoy diciendo, eso si. Este estado de conciencia, es la segunda etapa de mi conciencia Absoluta. Y a este estado de conciencia le llaman: El señor del universo. “YO SOY el señor de este universo”, “YO SOY el universo entero”. Pero sigue siendo Pura Conciencia. Lo que pasa es que toda mi conciencia esta aplicada al exterior, pero muy fuertemente.

Voy a explicarlo así, porque así lo dije en su momento hace ya varios años: imagina una balanza con contrapeso. Imagina que esta balanza es tu conciencia, de lo que tú te puedes dar cuenta. Cuando yo dije: estate atento de ti mismo y del exterior, de ese árbol: “yo soy yo” y “eso es eso”. Es como si la balanza, metafóricamente tu capacidad de estar consciente, la mitad esta en ti mismo y la mitad esta en el árbol. Entonces, está 50 y 50%. Es metafórico, pero traten de entenderlo así. No estoy dirigiendo mi conciencia y mi capacidad de darme cuenta, hacia afuera ni hacia adentro profundamente. Simplemente me siento y estoy consciente de mí y de lo que me está rodeado. Entonces, el 50% de mi capacidad de ser consciente esta en la existencia y el 50% esta en mí mismo. ¿Me están entendiendo? Ese simplemente es el primer estado de mi conciencia Absoluta.

Pero luego, una vez que has madurado ese estado, empiezas a guiar tu atención más y más y tu capacidad de ser consciente al exterior, pero a un nivel mas profundo. Tan contemplativo y profundo, que la balanza se inclina un poco. Vamos a decir 60 o 70% de tu atención y consciencia se va al exterior y un 30% de ti mismo. No te olvidas de ti mismo, pero estas mas cargado hacia el exterior. Ese es el segundo estado de mi conciencia Absoluta y le llaman en algunas terminologías en oriente: “YO SOY el señor de este universo”. Yo tengo la conciencia de que “YO SOY el universo manifiesto”. Este segundo estado tampoco está maduro, en cuanto a la conciencia de ser Absoluto se refiere.

Tercer nivel de la Conciencia de Ser Absoluto:

Ahora síganme despacio por favor. ¿Me están siguiendo hasta ahora? Recuerden, es Pura Conciencia, no tienes que creer nada.

Ahora vamos a invertir el proceso para ir al tercer nivel de mi conciencia Absoluta. Imagina entonces que la balanza se inclina al revés, y empiezas a estar más atento y consciente de ti mismo y un poco menos del exterior. Ven. Como si tuvieras un ojo adentro de ti que te da la capacidad de darte cuenta. Y ese ojo de conciencia lo empiezas a dirigir hacia ti mismo, lo diriges hacia ti. Empiezas a estar atento hacia adentro, como si quisieras ver lo que hay allá adentro. Quieres ser consciente de lo que hay adentro. El contrapeso de la balanza cambia entonces: un 60, 70 u 80% se va hacia adentro de ti mismo y muy poco se queda afuera. Entonces obtienes una conciencia gradualmente incrementada de tu propio ser inmutable. Pero simultáneamente sigues, aunque de manera disminuida, consciente del universo que te rodea. Este es el tercer nivel de mi consciencia: “YO SOY inmutable y Absoluto en Mi mismo, pero además permanece este universo que percibo”. Fíjense bien en lo que estoy diciendo: “YO SOY Absoluto e inmutable en Mi mismo pero además, esta este universo que percibo”.

Cuarto nivel de la Conciencia de Ser Absoluto:

Pero, si tú sigues avanzando en lo que te estoy enseñando, en pocos años me alcanzarás. Si sigues haciendo lo que te digo, llegará un momento en el que la conciencia y la atención será tan absolutamente plena, tanto hacia adentro como hacia fuera de ti mismo, que ambas se fusionarán en una sola. Y solo entonces, quedará una sola y Única Conciencia. Y ésta si es mi conciencia llamada, la conciencia de ser Absoluto: YO SOY la conciencia de ser en la trascendencia y YO SOY la conciencia de ser en la existencia o universo, simultáneamente. No hay ningún des balance, ni estoy cargado hacia la trascendencia ni estoy cargado hacia la existencia. Sino que simplemente, soy absolutamente consciente de Mi mismo como un ser trascendente pero inmanente en esta existencia: YO SOY Todo: esa es la consciencia de ser Absoluto.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 2

(Plática del día 6 de octubre de 2012, corregida y editada por el autor)

La clase pasada estuvimos hablando de la verdad absoluta. Vamos a seguir hablando de esto. Entiendo claramente que lo que estoy diciendo en estos días, en estos momentos que he hablado sobre la verdad absoluta, solo le resultará de utilidad a una persona cabalmente despierta.

El primer paso es despertar

Toda persona que esté dormida, tal como hemos explicado esta palabra en la enseñanza o que, esté en proceso de despertar, debe enfocarse en su despertar. Es decir, que esto que estoy diciendo, de momento no le será de gran utilidad. Sin embargo, debe dejarse claramente asentado. Recuerden que estábamos hablando de la verdad absoluta y dijimos que en ocasiones se le llama verdad suprema. No me gusta, porque suprema quiere decir que hay verdades de alguna manera inferiores: Hay verdad o no hay verdad. Verdad completa, también está implicando la palabra completa, como si hubiera “algo que se va acercando hacia”, una verdad que va creciendo y desembocando hacia la Verdad. Tampoco me gusta, pero se ha utilizado mucho. Yo prefiero utilizar las palabras, verdad absoluta. Ya la diferenciamos en la oportunidad pasada, me parece, de las verdades relativas. No debe de haber duda en relación a esto.

La Verdad Absoluta es la Conciencia de Ser Absoluto

Les he dicho que la verdad absoluta es el eterno e inmutable ser que YO SOY. La conciencia de ser Absoluto es la verdad absoluta. En realidad, es la única verdad que es. Todo aquello que no es Eso, esencialmente no es nada. Yo entiendo la dificultad que existe para que cada uno de ustedes se vaya sintonizando y enfocando con la conciencia absoluta que YO SOY y que, ustedes son junto conmigo. ¡Ustedes ya lo son! Nada mas, mi trabajo es ajustar y de alguna manera, ir calibrando para que ustedes puedan entonces asentarse en esa verdad absoluta ¿Pueden hacerlo? Por supuesto que si, porque ya lo son. Resulta extraño que no estén ahí, porque deberían estarlo. Una de las formas en que ustedes pueden irse acercando en la conciencia absoluta que YO SOY, puede ser descrita de alguna manera en cuatro pasos. Algo platicamos la vez pasada. Vamos a asemejar esto, al proceso de crecimiento de un ser humano, de un hombre o una mujer y luego, al fenómeno del proceso llamado “espejo”.

Cuatro pasos para consolidar la Conciencia de Ser Absoluto

Miren: imaginen un bebe, imaginen un niño, imaginen un adolescente y un adulto. Entonces, estos cuatro pasos están hablando de un ser humano. El ser humano ya está desde el principio, pero está como bebe, o está como niño, o está como adolescente, o está como adulto.

Ahora, equipara estos cuatro estados del ser humano (bebe, niño, adolescente y adulto) con cuatro pasos que debes ir logrando, para sintonizarte gradualmente en la conciencia de ser Absoluto que YO SOY. Si tú no estás cabalmente despierto en el sentido que hemos hablado e insistido mucho en estas pláticas, no vas a poder sintonizarte debidamente. Pero, si sí estás cabalmente despierto, entonces la sintonización es muy sencilla porque yo te digo como hacerla. Y punto.

La metáfora del espejo

Para que me entiendan perfectamente, vamos a utilizar también la metáfora de un ser humano común y corriente que esta delante de un espejo. Tú, en la mañana, te paras delante de un espejo para rasurarte, peinarte. Si eres mujer, pintarte o lo que hagas delante del espejo. Entonces, estás tú ahí parado y está tu reflejo. Esa es la imagen que vamos a tomar. No se me muevan de ahí.

Bien, imaginen que cuando un ser humano ya está cabalmente despierto, entonces él puede contemplar la naturaleza o el exterior, perfectamente ausente de pensamientos. En su vida diaria está perfectamente despierto y es consciente de que él es un ser que es pero, simultáneamente, contempla la naturaleza en estado de silencio mental o vacío de pensamientos. A veces le llaman, estado de contemplación. Es decir que, no estoy pensando nada sobre lo que percibo, no lo estoy juzgando, no pienso nada en relación a lo que veo. Nada más lo contemplo: soy consciente, me doy cuenta de que eso está ahí y, simultáneamente, de mí mismo.

El primer paso para consolidar la Conciencia de Ser Absoluto

Imaginen que éste es el primer estado, el de un bebe, en cuanto a la conciencia de ser  Absoluto que YO SOY. Para que vean la distancia que existe entre este primer estado y el cuarto culminante, la que es verdaderamente inmensa.

Ahora imaginen un niño de diez años, un adolescente de veinte y luego un adulto. Estas son distancias enormes en el desarrollo de un ser humano.

Entonces, si tú estás despierto y contemplas la naturaleza ausente de pensamientos, cobras un estado de conciencia que ya esta dentro del rubro de la unidad. Pero, para el que lo vive, aún es perfectamente evidente: “yo soy yo” y “eso es eso”. No me puedo separar de aquello que percibo. Por ejemplo, tú no te puedes separar de ese sonido que estás escuchando. No te puedes separar de “eso”, pero tú eres claramente consciente y te das cuenta: “yo soy yo” y “eso es eso”, pero no me puedo separar de “eso”. Es entonces cuando empiezas a darte cuenta de un estado de consciencia que llamamos unitivo; y más adelante veremos como culmina este proceso. Pero la conciencia de “yo soy yo” y “eso es eso”, es un estado en el cual yo soy claramente consciente de mí mismo, de mi propio ser y soy claramente consciente de lo que percibo; pero verdaderamente no me puedo separar de ello. ¿Ven? Lo que veo, lo que huelo, lo que yo escucho, todo lo que percibo, esta dentro de esa unidad de conciencia.

El segundo paso para consolidar la Conciencia de Ser Absoluto

Pero, ¿qué sucede si avanzo un poco más en esta metáfora? Bueno, piensen ahora que te estas viendo en el espejo. La persona se esta peinando o se está rasurando, o está haciendo cualquier otra cosa frente al espejo. En el primer paso que comentamos anteriormente, dijimos que “yo soy yo” y “eso es eso”. Es decir, “yo soy yo” y “eso” es  simplemente mi propia imagen reflejada en el espejo. ¿Lo ven? No me puedo separar de ella, pero soy claramente consciente de que “yo soy yo” y de que “eso es eso”, mi imagen reflejada en el espejo.

Pero imaginen ahora que una mujer se está arreglando para un evento importante. Y entonces empieza a verse con tanto detalle en el espejo, con tanto detalle mientras se peina o pinta que, gradualmente empieza a ser más consciente de “eso”, del reflejo de su propia imagen en el espejo, que de sí misma. Y entonces, gradualmente empieza  a cobrar la consciencia de “yo soy eso” que esta ahí. Empieza a perder la referencia o a estar menos consciente de sí misma, no completamente sino estaría “dormida”. Pero empieza a perder la referencia del “yo soy yo”, de sí misma, del testigo mismo. Más bien, esta tan metida peinándose que esta muy consciente de su reflejo y menos de ella misma. Ese estado se llama: “Yo soy eso”. Yo Soy la imagen que esta ahí. Yo soy lo que percibo.

Esto, en el proceso de sintonización de la consciencia de ser Absoluto que YO SOY y que ustedes son junto conmigo, significa que la persona empieza a estar tan consciente de todo lo que está percibiendo allá afuera sin juzgarlo, sin pensar en ello, que empieza a darse cuenta de que “es eso”. No solo se experimenta unido a “eso”, como en el  estado anterior.

¡Yo soy eso! Significa que el primer estado en el cual soy consciente de “yo soy yo” y “eso es eso” ha madurado hacia un segundo estado superior. Por ejemplo, si al percibir  ese árbol que está ahí, permanezco absolutamente alerta del árbol, llega un momento  en el cual: ¡Yo soy el árbol! Literalmente, tengo la consciencia  de que yo soy el árbol. No solo me experimento unido al árbol. Ese estado quedó atrás. Ahora, yo soy el árbol. Ahora, veo a los niños jugar y yo soy los niños. Ahora, escucho a las aves cantar y yo soy el canto de las aves. Y veo la lluvia caer y soy el agua que cae del cielo y soy las nubes: ¡Soy todo eso!

A este segundo estado le han llamado: “Yo soy el señor del universo”. Yo soy uno y único. Yo soy todo el universo. No hay nada que yo perciba o que sea consciente de, que no sea yo mismo. Yo soy todo. Literalmente yo lo soy.

Este segundo estado es equiparable al de un niño, en cuanto a la consciencia del ser Absoluto que YO SOY. No es la Conciencia cumbre, la cuarta. No está totalmente madura y, por ello se le llama: “el señor del universo”. No obstante, es un estado extraordinariamente alto. Estando en este nivel de conciencia  no podrás volver a ver nada que no seas tú mismo.

El tercer paso para consolidar la Conciencia de Ser Absoluto

Luego entonces, veamos cual sería el tercer paso en el camino que conduce a la sintonización perfecta con la conciencia de ser Absoluto. Este tercer estado sería que la persona empieza a dirigir su conciencia mayormente hacia sí misma, hacia el interior de sí misma. Para entender esto, pongamos nuevamente el ejemplo de la mujer que se está arreglando en el espejo. Cuando ella termina de arreglarse de manera hermosa, usando su imagen reflejada en el espejo y prácticamente como si estuviera arreglando la imagen que está “allá afuera”, reflejada en el espejo entonces, empieza a soltar la perfecta atención de “eso”, de la imagen reflejada en el espejo  y comienza a retomar, poco a poco la conciencia de sí misma (como la balanza que, como dije la semana pasada, empieza a inclinarse en el sentido opuesto, desde el exterior hacia el interior).

Cada vez más, en el ejemplo que les doy, la mujer empieza a retomar la conciencia de sí misma, de su propio ser, dejando de atender su imagen reflejada en el espejo. Y, aunque la imagen persiste en el espejo, sigue estando ahí afuera, su conciencia ahora  cada ves esta mas “recargada” hacia sí misma, hacia el interior de sí misma. Logrando con esto que la conciencia informe, al haber entrado a lo profundo de su interior,  sobre la inmutabilidad de mi propio ser: YO SOY inmutable en mí mismo. Nada puede cambiar jamás en la esencia de mi propio ser.

Todo lo que uno ve ahí “en el espejo”, en la existencia, cambia permanentemente. ¿Me entienden? El canto de los pájaros cambia, la lluvia cambia, pero en lo profundo de mi interior el ser inmutable que YO SOY no puede cambiar. Nunca ha cambiado, se los he dicho: “nunca he nacido ni estoy sujeto a corrupción”. Entonces, la balanza de la conciencia, de la Conciencia Pura, el acto de darse cuenta, se va inclinando o dirigiendo hacia adentro de sí mismo y, entonces dices: “YO SOY inmutable en Mi mismo, pero en el exterior continúa estando “eso”, la existencia”, como el reflejo en el espejo. El reflejo no lo puedo quitar, como la mujer que está viéndose en el espejo. Pero yo ahora tomo, en lo profundo de mí mismo,  la conciencia plena de Mi propio Ser, como ser inmutable, eterno. ¿Me están entendiendo?

Este tercer estado, equivalente al grado de desarrollo de un adolescente en el ser humano, sigue estando aún inmaduro todavía. Es decir, que no es la perfecta y consumada conciencia de ser Absoluto que YO SOY, pero es un estado que va para allá. Es un estado en el cual aún puedo cobrar la conciencia de que “ahí hay algo” en el exterior, la existencia misma: “eso”, y aunque la conciencia esta “recargada” hacia el interior de sí mismo, hacia el ser que YO SOY, aún tengo mis párpados abiertos y puedo ver que ahí está “mi imagen”, la existencia. La conciencia reinante en este tercer nivel es: YO SOY inmutable en Mi Mismo pero, simultáneamente, está “eso”, la existencia, como si fuera una  imagen reflejada en el espejo.

Esto que explico es el penúltimo estado, muy avanzado, en el camino de regreso a la conciencia de ser Absoluto: YO SOY inmutable y eterno y, si la Conciencia se retira completamente hacia el interior y pierdo toda conciencia del exterior, adquiero la conciencia de ser Absoluto en la trascendencia, al margen de la existencia

Bien, síganme por favor. Sean calmos conmigo, como yo soy con ustedes:

Entonces, la conciencia pura que YO SOY, sigue madurando e incrementándose o, yo llamaría, sintonizándose. Porque técnicamente no esta madurando la conciencia que YO SOY: Siempre ha sido. No madura, no evoluciona. Pero si la puede un ser humano ir calibrando, sintonizando. Es por esto que, no puedo decir que va madurando. Cuando he dicho: del estado de “adolescente” vas a pasar al estado de  “adulto”, parece que va a evolucionar esa conciencia. Pero esa conciencia no evoluciona: YO SOY lo que eternamente SOY. Nadie lo puede alterar o cambiar; y lo que tú eres, tampoco.

El cuarto paso para consolidar la Conciencia de Ser Absoluto

Entonces, ¿cuál es la culminación? ¿Cuál es el paso del “adolescente” al “adulto”, en la imagen que hemos estado usando?… Imaginen que llega un punto de calibración de la conciencia en que “eso” que veo y YO que soy conciente de “eso”, quedan perfectamente fundidos o unidos. No me puedo separar de “eso”. No puedo tomar consciencia de “eso”, porque si yo tomo consciencia de algo, ese algo parece que está fuera de Mí. Por eso el estado anterior, el tercero, no es absolutamente perfecto.

Este estado culminante del que les estoy hablando, sintoniza la conciencia completamente. En el ejemplo del espejo, “tú” que estas frente al espejo y “esa imagen” que se refleja son idénticamente UNO. No los puedo separar. Y ese estado es la sintonía perfecta. Queda sintonizada la conciencia completamente. A eso yo le llamo, porque así se debe llamar: verdad absoluta. Esa es la única verdad que es. Es inefable. Lo que implica que, no se puede transmitir esta vivencia en palabras. Créanlo: es inefable, no se puede decir en palabras. Pero tú la puedes ir sintonizando, es muy sencillo. Y entonces, el momento cumbre es cuando queda tan unido “tú” y “eso”, que ya no hay posible separación. Entonces ya no hay dos, ya no hay trascendencia, o lo inmutable del ser que YO SOY y, lo mutable de la existencia. Esa última, última dualidad, solo se rebasa en mi estado perfecto de conciencia Absoluta y es la última dualidad que vas a trascender. Solo entonces lo inmutable y lo mutable quedan fundidos, simplemente son lo mismo, idénticamente lo mismo. Ahora entonces, tienes la conciencia de ser Absoluto, de lo que YO SOY.

A veces, al hombre que está cabalmente despierto (y los que no lo están por favor aplíquense a su propio despertar)  llego y le informo: ¿Quieres sintonizar la verdad absoluta?, ¿Quieres saber lo que de verdad eres, de manera eterna, de manera inmutable, de manera absoluta, el ser que eres, la única verdad que es? Si en verdad lo quieres, haz esto que te voy a decir y, entonces, lo acompaño y se va sintonizando en esa Conciencia.

En la Conciencia de ser Absoluto no hay existencia ni percepción

Yo se que las palabras ni remotamente se van a acercar a la vivencia de lo que estoy diciendo. ¡Mis vidas! Ni remotamente. Pero estas palabreas están bien calibradas. No conozco otra calibración mejor. Dejé apuntado en parusía, en una de las dos pláticas que quedaron registradas al final del libro: “en el ser perfecto y absoluto que YO SOY, no hay percepción en lo absoluto”. La percepción implica el que percibe y lo percibido. Y dije: “en el estado que YO SOY, en la verdad, no hay percepción en lo absoluto, no hay existencia”. Y ahora ustedes me van tener que entender. Me voy a dar a entender:

Miren: la percepción siempre está implicando una dualidad, un sujeto que percibe un objeto. Por ejemplo, yo percibo el árbol. OK. Entonces hay percepción, ¿Estamos? Pero yo dije: “no hay percepción”. Pero me quedé ahí. No dije más, porque ese trabajo, aunque estaba destinado a llevarlos a todos hasta la verdad completa, no  afino el último punto que estoy afinando ahora, a finales del 2012.

También dije: “en el estado de la verdad que YO SOY no hay existencia”. ¿Ven que cosa tan extraordinaria? No hay percepción y no hay existencia. Cuando toda la evidencia que tú tienes, es que hay percepción y que hay existencia, ¿están entendiendo? Ahora, en el estado de maduración perfecta del ser que YO SOY, verdaderamente no hay percepción, porque la percepción implica una separación y distancia entre el que percibe y lo percibido. Hay una separación, hay una dualidad. Pero cuando yo estoy en ese cuarto nivel del que les estoy hablando, entonces, no estoy percibiendo nada, porque solo YO SOY.

Tú no puedes percibirte a ti mismo, solo puedes serlo. Tú no puedes percibirte a ti mismo, solo puedes serlo. Entonces, cuando estoy en ese cuarto estado, todo aquello que estoy viendo, YO lo SOY, YO SOY eso que veo. En el sentido más absoluto y total: ¡SOY YO absolutamente! Cada grano de arena SOY YO completamente. Entonces: No hay percepción, no estoy percibiendo.

Y entonces dije: “no hay existencia tampoco”. Es el mismo procedimiento, porque la palabra existencia significa “colocado afuera”. Ya hemos hablado de la palabra existencia:sistere es colocar y ex afuera. La gente entiende por existencia, aquello que está colocado afuera. Esto que percibo, es la existencia. Dicen: este universo que veo con un telescopio y sus estrellas, es la existencia. Pero, en el estado de perfecta conciencia de lo que YO SOY, no hay nada afuera de lo que YO SOY. No hay nada afuera de Mi Mismo. YO SOY absolutamente todo. Como YO SOY absolutamente Todo, no hay nada colocado afuera de Mí: ¡YO SOY Todo! Entonces, simplemente, la existencia no es. Diríamos que para Mí, la percepción y la existencia no son.

Esto contradice radicalmente a lo que una persona experimenta. Y por eso, esta experiencia de separación y de existencia que vive el ser humano común y corriente, le llamamos maya, ilusión. Tú crees que hay una existencia afuera de ti. No hay tal cosa. Y entonces los filósofos y los teólogos se quiebran sus cabezas para hacer sus diseños sobre Dios y la trascendencia y de cómo Dios creo la existencia, etc. ¿Me entienden? No hay existencia por que no hay nada afuera de lo que YO SOY. No hay percepción porque YO SOY Todo y jamás he percibido nada afuera de Mí: YO SOY absolutamente Todo.

El camino hacia la Conciencia de Ser Absoluto

Llegado este punto, mis vidas, van a brincar hasta el techo, créanlo. Hay un camino, cierto y verdadero para llegar hasta ahí. ¿Es ilusorio ese camino? Si lo es. Porque lo que tú eres, ya lo eres. Pero, sin embargo, debemos hablar de un camino.

Número uno: tienes que despertar. Si estás dormido o estás en el proceso de despertar, nada de lo que he dicho te será de utilidad. No te servirá para nada. Lo que si te servirá es la información relativa a lo que es despertar y a lo que debes hacer para lograrlo. Pero cuando estés cabalmente despierto, vas a saber exactamente como calibrarte conmigo. Te vas a calibrar conmigo porque Mi Conciencia es la única conciencia que es y es tu conciencia también.

En estado de maya dices: “He tenido tales experiencias y soy diferente a esta persona, porque nací en diferente familia y soy de diferente raza, etcétera”. Pero todo  eso no es nada. Por eso yo les he hablado de la verdad absoluta. Ahora que esta acabando este año, era oportuno hablar de la verdad absoluta en sí misma, sin utilizar ninguna palabra metafórica. Lo estoy tratando de hacer hasta el límite de mis posibilidades. No se puede decir más, pero se bien lo que estoy diciendo. Y se que si ustedes utilizan la metáfora del espejo, entonces, todo les va a resultar muy claro:

Siéntate en un jardín, permanece atento y despierto, escucha y ve la naturaleza y, por favor, deja de pensar. Y entonces, si tus pensamientos corren, ni caso les hagas, ¿Me entiendes? Porque esto no es un asunto de teoría, es un asunto de darse cuenta de lo que eres. Entonces, la conciencia es la que está involucrada. Observa la naturaleza, mientras que tu mente esté en silencio. Nada más estate ahí. Y entonces, acuérdate de la metáfora que hemos usando. Ve el árbol en estado de silencio mental y, entonces, vas a empezar a entender lo que te estoy diciendo. Realizarás: “si, veo el árbol, pero no siento que soy el árbol, ni tampoco me puedo separar del árbol. ¡Ha, es lo que él decía cuando estuvo entre nosotros!  Dijo: Tengan conciencia de que “yo soy yo” y “eso es eso””. Luego, vas a permanecer tan plenamente atento de lo que está allá afuera, que un día vas a estar por ejemplo en el zócalo de Puebla, y advertirás: “Yo soy todas estas personas que están ahí, pero lo soy completamente; y cada una de esas personas es el Absoluto, no son una parte del Absoluto, son completa, totalmente el Absoluto”. Y dirás: ¿Qué es esto? ¿Que estoy viendo? Y te vas a maravillar y vas a decir: YO SOY todo lo que veo.

Ver al Absoluto con los ojos abiertos

En oriente, le dicen a este estado: “Ver al Absoluto con los ojos abiertos”. No me gusta esta afirmación. Ver al Absoluto con los ojos abiertos, implica “ver”. Ver implica percibir y nos vamos a confundir nuevamente. No veo al Absoluto. Cobro conciencia de que eso que está ahí ES el Absoluto y de que YO SOY ESO. Van a estar sentados en el zócalo de la ciudad tranquilamente y tendrán chispazos de Eso, del Absoluto, para luego desvanecerse nuevamente la conciencia de Ello. ¿Entienden? Todo se logra afinándose y luego se desafina nuevamente. Entonces lo afinamos nuevamente y se vuelve a desafinar. Pero basta con la guía de estos cuatro pasos que les he explicando. Si ya estás despierto, puedes acercarte a Mi Conciencia Absoluta. Es sencillo. Guiándote con lo que se ha dicho el día de hoy en relación a una mujer que se esta peinando y pintando delante de un espejo. ¿La quieres más sencilla? No va a suceder.

Y luego entonces, en cualquier momento también caminando, vas a cobrar  conciencia de que eres inmutable: ¡Nunca he nacido, no estoy sujeto a corrupción, no puede cambiar nada de lo que YO SOY!: YO SOY inmutable y eterno.

El aspecto mutable e inmutable del Ser que YO SOY

Esto quiere decir que, si la conciencia se va hacia adentro de ti mismo, entonces cobras la conciencia de tu aspecto inmutable, pues hay dos aspectos: El aspecto de Mi Mismo como ser estático o inmutable y el aspecto de Mi Mismo como ser dinámico o mutable. ¿Entendieron? El dinámico o mutable es lo que está sucediendo ahí “afuera”, donde todo está cambiando. Por ejemplo, ese ruido que estaba ya no está. ¿Entienden? Ya pasó, es dinámico y mutable. Pero, es el aspecto dinámico de lo que YO SOY. Y, adentro de Mi Mismo, está el aspecto estático o inmutable de lo que YO SOY. YO SOY las dos cosas simultáneamente. ¿Si me están siguiendo?

Despertar es requisito indispensable para encaminarse hacia la

Conciencia de Ser Absoluto

Entonces, lo único que requieren ustedes es despertarse. Esto es obligado. Si no se despiertan, ¿cómo carambas se te ocurre que va a entrar al Absoluto? Vas a hacer mucha teología y filosofía y vas a pensar mucho y le vas a hacer caso a muchas personas, pero no vas a cobrar la conciencia plena de lo que YO SOY, de lo que tú eres. Hasta que despiertes y empieces a practicar según te he explicado en esta plática, con los ejemplos que les di, finalmente un día… “ting”. Y  dirás: bueno, la vivencia de la verdad absoluta es en realidad inefable.

Estando en este cuarto estadio de la conciencia del ser Absoluto que YO SOY, casi te puedo decir que tienes que desafinarte a propósito para poder decir algo, para poder hablar. Si te afinas en este cuarto estadio: todo habrá terminado, ahora Eres el Absoluto. Pero si por alguna razón quieres decir algo, entonces deberás desafinarte o salir de este estado cumbre de la conciencia para poder decirlo. De lo contrario, no podrás decir nada. Nada mas lo Eres. Para guiar a alguien hacia este mismo estado, te desafinarás o saldrás parcialmente de este estado para ver ahí a alguien que está sentado y decirle: Mira, tú crees que estás separada, pero no estás separada. Tu crees que vas a morir, pero en realidad no puedes morir, etc., etc.

La muerte no es nada delante de la Conciencia de Ser Absoluto

Miren, les voy a decir como se ve la muerte delante de Mi conciencia: Yo siempre he estado, eternamente e mutable en Mi conciencia de ser Absoluto. Delante de esta conciencia que YO SOY, todos aquellos que nacen y mueren no les pasa nada. No les pasa nada, porque en realidad YO no soy “esos” que aparecen y desaparecen.  ¿Entienden? Esos que nacen y esos que mueren, es decir, estos cuerpos, las personas, tus seres queridos y la gente que conoces, los animales, etc.,  que tu ves nacer y morir, delante de la conciencia que YO SOY no es nada. No ha pasado nada. Nadie nunca se ha muerto. Tu verdadero Ser es inmutable en sí mismo. En ti mismo y, también en ti misma, y en ti misma, en ti mismo (señalando a varios de los presentes), eres absolutamente inmutable. Entonces, la muerte no es nada para Mí, nada, nada.

A las personas la muerte les impresiona. Pero, en esta Conciencia perfectamente afinada (no he utilizado la palabra Dios a propósito, porque efectivamente esta palabra se ha ensuciado mucho con conceptos. Se habla mucho de Dios y se ha creado entonces una teología, que explica la separación entre la trascendencia y la existencia. ¿Si se dan cuenta? Y entonces, empiezas con el pie izquierdo. Empiezas mal. Empiezas creyendo que hay un Dios que creó este universo. No hay tal cosa.), YO SOY eternamente lo que SOY, punto. ¿Me entienden? Y preguntas: ¿creces?, No crezco. ¿Decreces? Tampoco. YO SOY inmutable y YO SOY Absoluto y YO SOY eterno, también. YO SOY Todo. Ese ruido que escuchan SOY YO, pero literalmente SOY YO.

Muy bien, esta listo, ya terminamos por hoy…

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 3

(Plática del día 13 de octubre de 2012, corregida y editada por el autor)

Estoy en este último trimestre, cerrando todo lo que vine a decir. Entonces lógico, esto último que estamos hablando es sobre la verdad absoluta. Yo entiendo que es muy abstracto, pero sean pacientes y crean que tiene que quedar reportado y les será de utilidad en su momento. Bien, vamos a empezar…

Tu propia conciencia te llevará a la Verdad Absoluta

Todos aquellos que verdaderamente están comprometidos con la verdad absoluta, con el conocimiento de la verdad absoluta, con vivir la verdad absoluta, simplemente tienen que comprender una sola cosa y no más: tienen que comprender que para avanzar y vivir esta verdad absoluta, lo único que necesitan es su propia conciencia.

La conciencia es tu facultad de darte cuenta. Eso es lo único que vas a utilizar: tu propia conciencia, la que ya tienes; y no nada nuevo que debes adquirir.

Con tu capacidad para darte cuenta, si sabes como, puedes ir avanzando progresivamente hasta recuperar la conciencia de tu esencia divina. Es decir: el eterno e infinito Absoluto que YO SOY y que, todos ustedes son junto conmigo. No hay más que esa verdad. Le llamamos absoluta y ya anteriormente la separamos radicalmente de las verdades relativas, en alguna plática anterior.

Pero el día de hoy, para volver a platicar de este tema y de cómo pueden ir ustedes avanzando hasta la verdad absoluta, me gustaría que platicáramos un poco sobre un pequeño documento que está en una página de Internet que tenemos y que se llama La Experiencia del Despertar (así se llama la página).

¿Qué es despertar?

En la parte de hasta arriba, en la barra de comandos de arriba hay, cuando uno pasa la manita, un comando que dice: ¿Qué es despertar? Entonces le pico y se va a abrir un documento.

Vamos a revisar esto para que vean como puede un ser humano, con su propia conciencia avanzar hasta la verdad absoluta. Aquella que es inmutable y eterna, no sometida a ningún cambio como todas las verdades relativas son y, sobre lo cual  ya platicamos en alguna oportunidad anterior ¿estamos?

Miren, síganme por favor. Está muy sencillo. Si me siguen está sencillo:

El ser humano dormido

Uno abre este documento y entonces se explican varias cosas. Lo primero que se explica es lo que es el ser humano dormido. Y lo único que dice ahí es que el ser humano dormido vive sin permanecer consciente de sí mismo en la vida cotidiana. Que hace todas sus actividades normales: trabaja, cuida a su familia, viaja, se divierte, convive pero, no está “prendida” (encendida) la conciencia en su vida cotidiana; no está atento de sí mismo y del mundo que le rodea de manera sostenida. Entonces le llamamos un hombre que está “dormido”, porque no tiene la luz de la conciencia prendida.

La conciencia, la facultad de darse cuenta es como una luz, lo he dicho hasta el cansancio. Cuando tú prendes tu propia conciencia, estás atento, vigilante. Es como una luz que se prende y te informa de inmediato, de lo que está pasando alrededor de ti de manera clara. Te das cuenta de ello, como ese sonido que empezó allá atrás. También te das cuenta de que eres, porque es una luz que alumbra igual para afuera que para adentro de ti mismo.

Entonces puedes ver que adentro hay cosas: un mundo de pensamientos, emociones, imágenes. Pero también te das cuenta de que eres. Es la propia conciencia dándose cuenta de lo que es. Eso es todo. No necesitas otra facultad.

Recuerden esto y no lo olviden en adelante. Toda lucubración filosófica y teológica para buscar la verdad absoluta te va a perder. No la vas a encontrar. Pero con tu propia conciencia, sí puedes avanzar hasta la verdad absoluta si se te explica como. Porque es una facultad tuya, esencialmente es lo que es, la propia conciencia.

Pregunta: ¿Por qué dices que se va a perder?

Te pierdes en el camino y no llegas a la verdad absoluta. Creas un castillo de teorías filosóficas o teológicas que no son la verdad. La verdad solo la puedes vivir con tu conciencia. Serla, con tu propia conciencia. Lo otro es un marco teórico intelectual, desde un punto de vista filosófico o teológico.

Me estoy refiriendo a estas palabras (filosofía y teología) porque estas son las áreas que están buscando la verdad absoluta. La verdad trascendente, le llaman, ¿Si estamos?

Entonces todas estas lucubraciones y todas estas lecturas, y todos estos pensamientos y filosofías y teologías, te van a perder. Es decir: no vas a llegar a conocer la verdad absoluta. Pero con tu conciencia si puedes. Síganme:

Primero, en el documento se explica lo que es un ser humano dormido. Cualquiera puede entender lo que esto esta diciendo. Ahí, las personas viven distraídas, viven divagantes. Raramente están verdaderamente conscientes. A veces están conscientes del exterior, pero rarísimamente están concientes de sí mismas. No han prendido la luz de la conciencia. Es una luz que al prenderla, inmediatamente eres conciente, te das cuenta de todo lo que está alrededor, pero también de tu propio ser. Entonces ahí queda explicado lo que es un ser humano dormido.

Ser humano despierto

Luego sigues avanzando en el documento y dice: El ser humano despierto. ¿Qué es? Pues es exactamente lo contrario. Si el ser humano dormido vive divagante, distraído, un ser humano despierto vive siempre perfectamente consciente del momento presente. Siempre está alerta y vigilante, siempre. Y si ese estado madura, entonces francamente no hay ninguna actividad mental dentro de sí mismo. Hay un silencio de pensamientos y él simplemente se da cuenta de que es, cuando ha madurado este estado. Entonces ya tenemos el contraste que ustedes necesitan, entre un ser humano dormido y un ser humano que despierta a la conciencia de su ser.

La conciencia de ser

Ahora cuando se sigue avanzando en el documento entonces el siguiente apartado se llama: conciencia de ser. Y dice que ese estado es un estado perfectamente alerta y vigilante, adonde no hay corriente de pensamientos dentro de la persona. Hay un perfecto silencio mental, ausente de pensamientos, eso es lo que dice.

Y dice: En este estado ocasionalmente las personas pueden experimentar, la conciencia de unidad y la conciencia de eternidad. Y no dije más, lógicamente ahí. Pero hoy lo voy a explicar.

Conciencia de unidad

Miren, una vez que tú estás bien atento y despierto, no tienes que creerle a nadie. Por favor, dejen de creerle al mundo entero y a quien sea que te diga lo que sea. Utiliza tu propia conciencia, despiértala, para buscar lo que eres. Una vez que estés en capacidad de prender tu conciencia permanentemente, como una lámpara que prendo, no nada mas como una lámpara que falla, la prendo y al ratito se me apaga.

Ahora mismo hay un foco en mi casa, que tengo en una lamparita y cuando la prendo yo creo que se cuelga y entonces “cluc”, se apaga. Y entonces, le pego “tac, tac, tac” y se vuelve a prender. Y cuando estoy cenando, de repente “pluc”. Y entonces, le hago así “tac, tac, tac”. Bueno, como no soy eléctrico, yo todo lo soluciono con golpecitos, ¿me entienden?

Pues así es la conciencia de un hombre normal. Bueno la de un hombre que está empezando a despertarse. Se prende la conciencia y de repente se le apaga. Y entonces comienza a pensar, pero para este momento ya esta perfectamente ausente la conciencia de sí mismo. No es consciente de sí mismo como ser. Esta pensando y platicando, imaginando o lo que sea.

Pero cuando ese estado ha madurado, entonces ese hombre tiene una calidad diferente al hombre común y corriente. Ese hombre se sienta en un jardín como en el que estamos en este momento y entonces, empieza con su propia conciencia a ver el mundo que le rodea. Y al verlo con profunda atención, hay un momento en el cual la conciencia no puede separarse de aquello que esta percibiendo: se empieza a experimentar sumamente unido a todo.

No se puede separar, pero esto no es teórico. Miren: ese ruido que está allá atrás, si prestas atención a él, no te puedes separar de él. Ahí está, ¿escuchan? Entonces este estado del que les hablo, sostenido, logra que la persona empiece a experimentarse unido a todo lo que percibe. Por eso le llamamos conciencia de unidad. Si esta conciencia de unidad madura y llega a un clímax profundo, ya no solo me experimento unido al exterior, sino que me hagouno con el exterior: soy el árbol, soy el pájaro que vuela, soy el agua que cae, soy los niños que ríen, ¿me entienden?. Soy los coches que pasan, lo soy.

Y tu preguntarás: ¿Pero como vas a experimentar ese nivel de unicidad con todo lo que percibes? Esto se logra porque no hay una actividad mental, como el pensamiento que me esté separando de aquello que percibo y me informe: “ese es un coche”, “ese es un señor”, “ese es un árbol”, “esa es un ave”, “ese es el sonido de una máquina”. Simplemente la conciencia está tan prendida o encendida, que no me puedo separar. Por eso les dije: “Ahí termina la percepción”. La percepción está implicando que hay un sujeto que percibe un objeto. La percepción implica un sujeto y un objeto, ¿me entienden?

Pero cuando estoy en este estado de absoluta contemplación, con plena conciencia del exterior, no hay un fenómeno de separación entre el sujeto y el objeto. Entonces me experimento unido; empieza una sensación de que todo es una sola cosa. Todos estamos unidos y culmina este estado como único: YO SOY Todo eso. Es un estado avanzado.

En la plática de la semana pasada, se explicó esto como es la segunda etapa de las cuatro que comenté.

En aquel entonces les dije: el primer estado para alcanzar la conciencia de ser Absoluto es permanece atento y despierto y te darás cuenta de que “yo soy yo” de que “eso es eso”. En este primer estado no me puedo separar del árbol, pero hay una clara consciencia de que “yo soy yo” y de que “eso es eso” (el árbol). En este primer estado  no me experimento siendo uno con el árbol. Pero si lo sigo observando en perfecto estado de absoluta atención y conciencia, llega un momento en que se pierde la referencia de “yo soy yo” y de que “eso es eso” y me empiezo a experimentar tan unido al árbol que finalmente me hago uno con el árbol. Es decir, que obtengo la conciencia de ser el árbol sin confusión de ningún tipo.

Lo anterior implica que la conciencia es como una luz que cuando alumbra algo no te separa de ello sino que te une a ello, mientras que la mente y sus pensamientos te separan. No son los sentidos, sino los contenidos de la mi mente lo que te separa. Son tus propios pensamientos los que te informan: no, tú estás aquí sentado y ese árbol esta ahí. Luego entonces, tú estás aquí y el árbol está separado de ti. Eso es lo que te informan tus propios pensamientos. Pero, en el estado de mi conciencia perfectamente despierta, eso no es real. No me puedo separar de lo que percibo, me experimento unido y me empiezo a fundir con todo, o a unir con todo.

La conciencia de eternidad

Recuerden que el documento del que hablo dice que aquel que vive en conciencia de ser, ocasionalmente experimenta la conciencia de unidad y la conciencia de eternidad.

Pero, ¿qué quiere decir tener conciencia de eternidad? Bien, es muy sencillo. Tú conciencia al dirigirse hacia adentro de ti mismo, empieza a darse cuenta de que aquel que es consciente, tu propia conciencia o facultad de darse cuenta,  es un testigo que nunca cambia. Lo que cambia es lo que percibo, por ejemplo, el sonido que oíamos hace un rato de la máquina ya no está. Eso si cambió. Pero el testigo que atestiguó ese sonido  no ha cambiado. El testigo en ti, la propia conciencia, nunca cambia.

Por ejemplo, si ahora empieza un perro a ladrar, estoy atestiguando a un perro que ladra. Pero antes atestiguaba el ruido de una máquina. Entonces te preguntarás: ¿todo aquí cambia? Si, todo cambia en el aspecto dinámico de Mi conciencia, “allá afuera”. Pero la propia conciencia es un testigo que no puede cambiar. Entonces, cuanto más la luz de la conciencia empieza a advertir esto, a descubrirlo, llega un momento en que la propia conciencia del testigo realiza que es inmutable. Empieza a experimentar la clara vivencia, no borrosa, una clara vivencia de eternidad, ¿entienden? Y todo ello aquí, sentadito en este jardín. Aquí mismo puedes realizar la conciencia de eternidad. No tienes que morirte ni ir al quinto cielo, o no se a donde cree la gente que tiene que ir para experimentar esto. Aquí mismo, la luz de la conciencia, cuando va hacia afuera, ya dije que logra experimentar la unidad. Y hacia adentro, empieza a experimentar la inmutabilidad. YO SOY inmutable y eterno en Mi Mismo ¿Lo ven?  La parte interna es inmutable y estática y la parte externa es mutable y dinámica. Allá está el ruido otra vez, ¿ya vieron? Ese señor estaba trabajando, se calló por que hizo algo y, ya empezó nuevamente a trabajar: hubo sonido, terminó el sonido, reapareció el sonido, ¿estamos?

Pero el testigo no ha cambiado, siempre es el mismo. Y entonces, en la medida que tu propia conciencia la sepas dirigir hacia fuera y hacia adentro, irás pasando y comprendiendo estas etapas.

En la plática pasada hablamos también de un tercer estado. El primero de ellos es la toma de consciencia de que  “yo soy yo” y de que “eso es eso”. Luego, en el segundo estado, me experimento unido al exterior. Luego, en la tercera etapa cobro la conciencia de YO SOY inmutable en Mi Mismo. Porque la conciencia, al estar buscando hacia adentro realiza que nunca ha  cambiado. Es decir que, empiezas a tener una clara vivencia, no borrosa mis vidas, una clara conciencia de que YO SOY inmutable y eterno. Pero es la propia conciencia la que es inmutable y eterna, ¿me entienden?, No vas  a descubrir algo que no eres ¡Es tu propia conciencia!, la que se da cuenta de que nunca ha cambiado. Esto es asombroso, es asombroso. Te dan ganas de festejarlo.

La conciencia de ser Absoluto

Y si seguimos avanzando en el documento que está ahí en Internet,  después de hablar de la conciencia de ser, adonde se experimenta unidad y se experimenta eternidad, hay un último apartado pequeñito que se llama, conciencia de ser Absoluto. Esta es la culminación completa, es la vivencia de la verdad absoluta.

Ahora, ¿qué significa este estado? Lo que significa es que conforme mi propia conciencia ha pasado gradualmente por los tres estadios anteriores, a través de los años, llega un momento en que esa Conciencia que YO SOY y que, en esencia  es Mi conciencia y es tu conciencia y no algo ajeno a nosotros mismos; esa propia conciencia y facultad de darse cuenta estará tan prendida o encendida tanto hacia adentro y hacia fuera de uno mismo, simultáneamente, que entonces prácticamente se trasciende esa última dualidad que llamaríamos “afuera y adentro”, o que llamaríamos el aspecto dinámico de Mi mismo y que está allá afuera y el aspecto estático e inmutable de Mi mismo y  que está adentro. Esta última dualidad que hay entre lo interno, como conciencia inmutable y lo externo como conciencia dinámica que siempre está cambiando, se trasciende y entonces se logra la vivencia suprema, en la que se trascienden todas las dualidades. Ese es el Único y verdadero Ser que YO SOY.

Prende la luz de la conciencia y lo demás se te dará por añadidura

Entonces lo único que tú tienes que hacer es practicar mucho. Buscar estar atento en todo momento. Hacer tus prácticas de postraciones. ¿Por qué? Por que todo lo que se ha dicho en el pasado, no es más que para que tú logres prender tu conciencia. Como la lámpara que tengo en mi casa: de nada me sirve cuando me pongo a cenar y se apaga, pues no veo lo que estoy comiendo ¿me entienden?

Y entonces le pego así y le hago así. Porque se ve que pierde el contacto porque pesa, se baja y se apaga. Luego otra vez le tengo que hacer y se vuelve a prender. Cuando se prende veo la comida, veo los platos. ¿Si se esta entendiendo? Pero, cuando se apaga no veo nada.

Bueno, pues los seres humanos viven con la luz apagada. Lo siento. ¿No lo creen? No tienen que creerme. Váyanse el resto de esta semana y adviertan cuantas veces permanecen completamente a obscuras en la conciencia. Vas a estar pensando, y vas a estar trabajando, y vas a estar platicando, y conviviendo, y viajando, y haciendo lo que quieras, pero cuando prendas la luz de la conciencia vas a decir: La tenia yo apagada. Estaba “dormido”, tal y como usamos nosotros esa palabra acá.

¿Y cuando te vas a dar cuenta de que dormías? Cuando prendas la luz de la conciencia. Y luego también te vas a dar cuenta que se mantiene prendida poco tiempo, cuando esta inmadura se vuelve a apagar. Y hay gentes, mis vidas, que se les apaga un mes, dos meses, tres meses o diez años. Y un día, diez años después, se les prende, casi por casualidad. Se les prende y entonces se preguntarán: ¿que pasó estos 10 años? ¡Hice todo! Crié a mis hijos, conviví, trabajé, tuve éxito, fracasé, viajé, me divertí, sufrí, pero, que cosa tan rara, no estaba yo consciente.

Porque la luz de la conciencia, que es la facultad de darse cuenta, estaba apagada. ¿Ya entendieron? La iluminación de la que hablan las personas, la iluminación, el despertar que llaman espiritual, el despertar espiritual, no el despertar en la vigilia, en la madrugada en la cama, el despertar espiritual, o la iluminación espiritual, es el simple proceso de prender la luz de la conciencia. Ahí empieza entonces tu viaje hacia la conciencia absoluta; hacia el eterno, inmutable y absoluto ser que YO SOY y que tu eres junto conmigo.

La luz de la conciencia lleva a la Verdad Absoluta

Eso es lo que somos. Lo llamo verdad absoluta porque no la vas a poder alterar nunca. ¡Es lo que es! Lo vas a saber cuando la vivas. ¡Es lo que es! Es inalterable. Todas las otras verdades, ya lo mencionamos en clases anteriores, se llaman relativas, son las verdades cotidianas. Lo explique de manera sencilla: es la concordancia entre lo que se dice y lo que existe. Eso es lo que dijimos que era una verdad cotidiana.

Por ejemplo: ese objeto es un árbol, así lo dije. Sí, es un árbol, es verdad, ¿O es mentira? Si ahí está, es verdad. Pero si ese árbol lo cortamos, lo hacemos leña y lo quemamos se convierte en  cenizas. Entonces, yo tengo que decir: ese objeto que percibo son cenizas. Y es verdad. O alguien va a decir: no es cierto, es un árbol. No, porque ahora son cenizas. Como ven son verdades las dos. Si, pero se llaman relativas, porque están sometidas a la mutación, al cambio, al devenir, eso es lo que la gente entiende por verdad.

Cuando se busca LA VERDAD con mayúsculas, a veces le llaman suprema, lo cual  no me gusta porque esa palabra, suprema, implica que hay verdades inferiores. Pero en realidad no hay más que la verdad. Pero bueno, le llaman suprema, o le llaman verdad completa, que tampoco me gusta. No, porque no hay verdades incompletas. O hay verdad absoluta o hay verdades relativas. Las verdades relativas son infinitas. Todo lo que puedas en un momento dado percibir, es verdad, hasta que cambia y entonces por eso es verdad relativa. Las personas están sometidas invariablemente a las verdades relativas, ¿estamos? Bueno, esto parece un repaso de lo dicho en pláticas anteriores.

La Verdad Absoluta es tu Esencia Divina

Con lo dicho hasta acá ustedes tienen la herramienta para alcanzar la verdad absoluta, para alcanzar tu esencia divina. Y no necesitas nada ¿Por qué crees que debes necesitar algo? ¡Tú eres la verdad! Pero es tu propia conciencia, la que ya la tienes, la que te puede llevar hasta la verdad absoluta. Si tu lees un libro teológico o filosófico sobre el ser y el no ser, y el no se que del ser con el no ser, ahí te metes en un castillo de no se que señor denso en su cabeza. Y con creencias religiosas y con cosas bien extrañas, al final sabes menos de la verdad que antes que empezaras a buscarla. La verdad es que tú tienes la conciencia, tú eres la conciencia y tu conciencia te puede llevar.

Si siguen los pasos que les he estado diciendo, está muy sencillo. No vale la pena perder tiempo en las diez mil cosas. Solo vale la pena prender la luz de la conciencia. ¡Eso si vale la pena!, todo lo que hemos dicho acá tiene esta finalidad.

Desde el punto de vista de la conciencia, todas las prácticas de atención buscan prender la luz de la conciencia. Desde el punto de vista energético, todas las respiraciones y todas las prácticas psicofísicas de transmutación de energía, están buscando que la energía prenda la luz de la conciencia aquí en tu cabeza. Y entonces logres estar bien atento y despierto. ¿Si se entendió? ¿Dudas sobre esto? Bueno, ahora antes de que me pregunten algo:

Shiva Sambhu

Quiero hacer una aclaración porque hoy escuché, antes de la plática, algo sobre el nombre Sambhu. Vale pena que ustedes se pregunten por qué decidí hace años utilizar el seudónimo Sambhu, para firmar mis libros. Voy a aclarar por qué, ya que debe quedar muy claro.

Miren, al buscar un nombre que identificara lo que estaba haciendo y quería dejar dicho, entonces escogí el nombre Sambhu. Sambhu es uno de los nombres de Shiva. Shiva en el hinduismo quiere decir benévolo. Y uno de los nombres de Shiva,  Sambhu quiere decirbenéfico. Benévolo se refiere a aquel que tiene buena voluntad hacia los demás y, benéfico, es aquel que hace el bien, el que lo hace de manera activa. Cuando se habla de Shiva se habla de la Conciencia Pura, pero que tiene buena voluntad hacia los seres vivos. Esta Conciencia Pura siempre ha sido asociada a la destrucción. Por eso a Shiva se le llama el destructor. Shiva-Sambhu, efectivamente es el destructor, pero es el destructor de la ignorancia. El ser humano ignora cual es su esencia divina, entonces esta Conciencia Pura tiene que destruir la ignorancia del ser humano. Ustedes podrían entenderlo, si quieren, como el destructor del ego humano y, por ello, de la ignorancia humana. Al destruirse el ego humano, la persona  recupera su ser, destruye la ignorancia y recupera su Conciencia Pura. Esta es la razón, nunca había hecho esta aclaración de por que yo utilicé este nombre.

¿Entienden? Por ejemplo, cuando Buda vino al mundo, su nombre de familia era Sidharta Gautama. Pero, cuando le preguntan, ¿quién eres? El responde: “Yo soy Buda”. Palabra que significa, despierto. El afirmo, yo soy el despierto, porque con una sola palabra definió toda su enseñanza. ¿Se entendió? Con una sola palabra se obtiene el núcleo mismo de su enseñanza.  Ya luego hay que entender el sentido de la palabra “despierto”, entendiendo sus sermones, etc.

Bueno, Sambhu significa entonces “el benéfico”. No solo soy benévolo, no solo tengo buena voluntad hacia los demás y me quedé sentado sin hacer nada. Hice mucho y por mucho tiempo. Y finalmente llegue al final de toda la enseñanza revelando cuál es la verdad absoluta. Este es, en realidad, un acto benéfico. Luego, debes unir esta palabra, “benéfico”, con la Conciencia Pura. Si ustedes investigan en Internet sobre la palabra Shiva, verán que esta relacionada con la Conciencia Pura. Conciencia Pura no significa solamente que esté pura porque esta limpia: ¡Es Pura Conciencia!  ¿Entendieron? Es Pura Conciencia. Esa es la conciencia de Shiva-Sambhu y, el resultado de esta Conciencia Pura informa sobre la Unicidad Suprema.

Si esa Conciencia habla de sí misma, dice: “YO SOY el eterno e inmutable Absoluto. No hay nada aparte de lo que YO SOY. YO SOY Todo, porque hacia adentro experimento lo inmutable y Absoluto y hacia fuera YO SOY UNO con Todo. YO SOY Uno con todo, no hay nada aparte de mi Conciencia. Para Mí, la existencia ha desaparecido”.

Todos los seres humanos conciben la existencia como algo que está colocado allá afuera. La palabra existencia proviene de, sistere, colocado y de, ex, afuera. Entonces, para los seres humanos la existencia es algo que está colocado allá afuera. ¿Qué?, pues todo, todo: ese ruido, estos cuerpos, estos árboles, las nubes en lo alto, el sol, todo está afuera. ¿Pero que sucede si la propia Conciencia se hace Uno con todo eso?, ¿dónde está la existencia? No hay nada afuera de Mí. ¿Entendieron lo que estoy diciendo?, Esto, esto es trascendente.

Se que tienen que ser pacientes con lo que digo. Pero también se que aquellos que verdaderamente tengan todo su corazón, el mil por ciento, no el 999%, sino el mil por ciento de su corazón puesto en la búsqueda de la verdad absoluta, la alcanzaran.

La Gloria eres tú: la Conciencia de Ser Absoluto

Y este logro es la gloria. No habló de gracia mis vidas, hablo de gloria. Esa es la gloria de las glorias, es la trascendencia de las trascendencias y eso es lo que tú eres. Punto. No eres otra cosa, no vas a ser otra cosa. Tú crees que eres otra cosa, ¿ves? Tú crees que eres un ser humano masculino o femenino sujeto a la vejez, sujeto a la muerte, a la enfermedad, etc. Todo eso es lo que tú crees que eres. Pero tú eres el Uno y Único, eso es lo que eres junto conmigo. No hay nada más que lo que YO SOY y lo que YO SOY es lo que tú eres.

Estoy hablando de esta forma por que estoy llegando al final de mi trabajo. Después de esto no se puede decir mas, ¿me entienden? Si se quisiera decir algo más, habría que repasar todo nuevamente. Quien sabe si me vea yo obligado a eso, pero bueno,  espero que no.  De cualquier manera llega un momento en que las cosas terminan y se dice: esto es lo que es, ya está dicho y ya está claro.

¿Están listos para esto? Me entienden a lo que me estoy refiriendo. Entonces, les agradezco mucho su paciencia. Se que puede resultar abstracto, pero crean que es importante para ustedes y muchos, muchos, muchos mas de los que ustedes imaginan que se pondrán en contacto en su momento con estas pláticas y con el conocimiento que se está dejando. Más de los que se imaginan.

Bueno, antes de entrar en meditación pongan sus manitas por favor. Eso, vamos bajando nuestras manos y vamos a escuchar una versión nueva de Shiva-Shambho.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 4

(Plática del día 20 de octubre de 2012, corregida y editada por el autor)

La ignorancia y el sufrimiento

El único bien que verdaderamente puede hacerse por un ser en la existencia es liberarlo. El único bien que puedes hacer por alguien de manera permanente, trascendente, es liberarlo de la ignorancia y el sufrimiento. Entiendan por ignorancia, no un conocimiento determinado. La ignorancia, en el sentido que yo lo estoy explicando aquí, es simplemente el desconocimiento de tu verdadera esencia divina. El ser humano vive en la ignorancia. No tiene nada que ver con los conocimientos que se adquieren en el mundo. Y cuando se dice: este hombre esta liberado de la ignorancia, no quiere decir que sepa todo, no tiene que hablar todos los idiomas ni conocer todas las artes ni todas las ciencias. No tiene nada que ver con eso. Yo lo estoy usando exclusivamente en el sentido de que la ignorancia es el desconocimiento de tu verdadera esencia divina.

Y el sufrimiento no es más que el resultado natural de este desconocimiento. Como desconozco quien soy verdaderamente, mi esencia divina, el resultado natural es el sufrimiento. Es por esto que, el único bien que puedes hacer por un ser en la existencia, ya sea un hombre o un deva o un asura (eso no importa), es liberarlo de la ignorancia y del desconocimiento.

El Aspecto Estático y el Aspecto Dinámico de la Conciencia de Ser Absoluto

Ahora, para liberarte de la ignorancia y el sufrimiento, voy a hablar hoy nuevamente de la conciencia absoluta que YO SOY y que, ustedes son junto conmigo. Pero voy a hablar el día de hoy desde el punto de vista de dos de mis aspectos como conciencia absoluta: uno, es el dinámico, el otro, es el estático. Uno, es el mutable, el que esta cambiando todo el tiempo, el otro, es lo inmutable, lo que jamás cambia.

Estos son los dos aspectos de nuestra verdadera esencia divina. Pero tienes que comprender estos dos aspectos, para poderte liberarte finalmente de la ignorancia y el sufrimiento. Es muy sencillo. Miren:

Para que empieces a comprender esto, nada mas tienes que dividir estos dos aspectos de la siguiente manera: el externo y el interno. Lo que está afuera, lo que está, y lo que está adentro, lo interno, lo que YO SOY adentro de mi mismo.

La plática pasada les dije que lo más importante es que despiertes tu conciencia. Que tu conciencia sea como una lámpara en ti que se ha prendido y que te das cuenta de todo, fuera y dentro de ti mismo. Pero ¿de que me doy cuenta verdaderamente? No que creo, no que imagino. ¿De que me doy cuenta? Pues empiezo a darme cuenta, precisamente, de esos dos aspectos,  de lo que YO SOY.

Un aspecto, es el que está “ahí afuera” y que es continuamente mutable. La gente lo llama la existencia que está ahí afuera. Luego, tenemos el otro aspecto de Mi mismo y que está adentro. Las personas lo llaman la trascendencia, pero es simplemente mi aspecto estático.

Encendiendo la Luz de la Conciencia 

Para guiar tu conciencia correctamente debes hacer lo siguiente: en primer lugar debes despertar tu conciencia como una lámpara que se prende. Todo el trabajo está en lograr que tú prendas esa lámpara y puedas quedarte despierto y consciente. Ese es principio y fin de la enseñanza. Todo lo demás se desemboca gradualmente de manera muy natural.

La práctica espiritual busca que logres pasar de lo que hemos llamado en la enseñanza, “dormido” al estado “despierto”. ¿Cuál es el estado despierto? Prendo la luz de mi conciencia y, cuando prendo la luz de mi conciencia, entonces “me doy cuenta”. No creo nada, no invento nada, no le tengo que hacer caso a nadie. Simplemente la luz de Mi conciencia me empieza a informar, ¿Y que me informa? Me informa sobre lo que YO SOY. Y, finalmente, me informa sobre la verdad absoluta, inmutable y eterna: eso es lo que YO SOY. Pero este es el resultado final. Te voy a explicar como puedes gradualmente, ir avanzando en este camino.

Si tú no has despertado completamente y puedes permanecer todo el día con la luz de la conciencia prendida, todo tu trabajo está en que logres esto. Y no en lo que voy a decir hoy. Tienes que esforzarte para que verdaderamente puedas vivir, de instante en instante, con la luz de la conciencia despierta, con la facultad de darte cuenta. Que no se te apague la luz de la conciencia. Es como prender, les decía la semana pasada, un foco eléctrico. Les comentaba que el foco en donde ceno se apagaba. Mientras el foco está prendido, veía yo la cena, soy consciente de ella. Cuando se apagaba, porque había algún falso contacto en el soquet, entonces “pum”, ya no podía ve la comida, ya no podía comer.

Es lo mismo con la conciencia. Los seres humanos viven con la luz de la conciencia apagada. No lo saben, hasta que la Conciencia Pura viene al mundo y les dice: “¿Qué crees?, no tienes la luz de la conciencia prendida”. Entonces, esta Conciencia dice: “No debes de creer en mí. Yo no te voy a vender una doctrina. No te voy a vender algo que tú tienes que creer. No te voy a vender un paraíso futuro en el cielo. Nada más te vengo a decir, que prendas la conciencia como una luz. Pero ese es principio y fin de la enseñanza: una vez logrado, todo lo demás se desemboca de manera natural”. ¿Si me entienden?

Yo te puedo ayudar a irte ubicando, conforme vas usando esa luz de la conciencia. Pero es sencillo, porque tú eres lo que YO SOY. Yo se lo que tú Eres. Es por esto que se que nada mas tienes que prender esta luz.

Dirigiendo la Luz de la Conciencia hacia el interior

Hecho esto, una vez prendida la luz de la conciencia, empiezas a dirigirla hacia adentro. Empiezas a fijarla y alumbrar hacia adentro. No hacia fuera, hacia adentro de ti mismo. Ahí se encuentra Mi aspecto inmutable y eterno. Y ese aspecto inmutable y eterno YO lo SOY, eternamente. Es asombroso darte cuenta que siempre has sido y que no vas a poder dejar de Ser. ¡Es asombroso y glorioso!, saber que YO SOY.

Pero bueno, debes dirigir tu atención hacia adentro y nada más. No creas en nada y empieza a ver. Algunos recomiendan que guíes este proceso repitiendo frases como: ¿Quien soy yo? Y entonces busco. La pregunta hace que yo quiera descubrir quien soy yo. Pero lo que estoy haciendo es nada mas dirigir la luz de la conciencia hacia adentro. También recomiendan que se diga: “YO SOY”, y entonces la luz de la conciencia busca al YO. Pero finalmente lo que estás haciendo, es ir para adentro, ¿me estoy explicando? Para adentro.

Conforme más entro adentro, más me voy dando cuenta que soy conciencia y testigo. Soy testigo cuando atestiguo lo exterior, pero adentro de Mí mismo, soy plena conciencia de que SOY. Y si entro más y más hacia adentro en mi meditación, con los párpados cerrados y me voy metiendo mas y mas hacia adentro, suavecito, sin miedo, (es glorioso), me voy a empezar a desconectar del aspecto dinámico de Mi mismo. Es decir, que dejo de estar consciente de este mundo que me rodea y también de todos los contenidos de la mente que se apagan, porque yo estoy llevando solo la luz de mi conciencia hacia adentro. Conforme más entro adentro, adentro, adentro, empiezo a verme a Mi mismo, y en un momento dado alcanzo un estado de perfecta inmutabilidad: YO SOY completamente y eternamente el Absoluto en Mí mismo. Eso es lo que YO SOY y llaman a esto, un proceso de éxtasis.

Fíjense muy bien. Éxtasis, la palabra, proviene de stasis, “es acción de estar” y de ex, “afuera”: afuera de la acción de estar. En éxtasis no estoy consciente del mundo ni de mi mente. Es decir, consciente de mis pensamientos y emociones. “Ya no estoy”. No soy consciente de nada de ello. Simplemente se apagó. Y, sin embrago, permanezco en un estado en el cual  SOY, con una grandeza inconmensurable.

Entonces has conocido, finalmente, el aspecto inmutable de Mi propio Ser: eso es lo que YO SOY. Eso es lo que tú Eres junto conmigo. Es por esto que te digo que lleves gradualmente la conciencia hacia adentro, como un ejercicio para buscar esa parte estática de Mí mismo. Estático es inmutable, no cambia. Nunca ha nacido, no esta sujeto a corrupción. Esta al margen de lo que tu entiendes como procesos y cambios, crecimiento, disminución. Ahí, no sabe nada de eso: ¡Es lo que Es!, y siempre lo ha sido. Eso es lo que te vas a encontrar. Lo se porque YO lo SOY.

Dirigiendo la Luz de la Conciencia hacia el exterior

Imagina entonces que al salir de ese estado de éxtasis (¿ya entendieron bien la palabra éxtasis?), pues vuelves a “estar”. Tu conciencia alumbra ahora hacia fuera. Vean bien mis vidas, es muy fácil: primero entré y me quedé en ese estado de éxtasis. Normalmente puede ayudar (pero más que ayudar sucede por sí mismo) que los ojos se encuentren en dirección a la coronilla. Ahí, los ojos apuntando a la coronilla y, “pum”.

Pero luego, si el Absoluto tiene a bien que salgas de ese estado, puesto que ahí ya no hay nadie que quiera salir de ese estado, ¿me entienden?: el individuo al entrar al Absoluto, se ha desvanecido. Ahora la gota está fundida con el océano. Pero si esa conciencia Absoluta que YO SOY tiene a bien salir de ese estado, entonces la luz de la conciencia empieza a alumbrar hacia afuera. Vuelvo a “estar”; salgo de mi estado de éxtasis. Entonces empieza a verterse la conciencia y empieza a alumbrar suavemente hacia afuera otra vez. Si abres los ojos en este estado “vuelves a estar”. Es decir, que vuelvo a ver el aspecto dinámico de Mi mismo. Y ahora les voy a explicar por que SOY YO mismo.

Decíamos entonces, que la conciencia alumbra hacia fuera y, entonces, los párpados se abren, los oídos se abren, todos los sentidos se abren y vuelvo a ver esto que tú llamas la existencia. Pero resulta que, si al hacer esto, traigo mi Conciencia inmutable y absoluta, entonces lo que YO SOY esta metido en todo y es toda esa existencia: YO SOY siempre el mismo, fuera y dentro de la finitud. YO SOY siempre el mismo, Conciencia Absoluta, fuera y dentro de la finitud.

Entonces, al abrir mis ojos ahora la Conciencia, que sale del estado inmutable, ve el aspecto que “está”. Y lo que esta afuera es dinámico. Todo se mueve, todo está cambiando, pero delante de mi Conciencia SOY inmutable adentro y afuera. Eso (lo exterior) se mueve. Si, las cosas aparecen y desaparecen como el martilleo que suena. Ahora ya se calló. Pero no ha pasado nada, no ha pasado nada, el aspecto que cambia allá afuera, no altera en absoluto el Ser que YO SOY.

Los cuerpos aparecen y desaparecen, los días aparecen y desaparecen, la lluvia en las estaciones aparece y desaparece, pero yo sigo siendo el que YO SOY.

Y ahora empiezas a conocer ese aspecto: “el estar”. Por eso a veces dicen algunos: YO SOY y ESTOY. O dicen: YO SOY y EXISTO, porque es al mismo tiempo. Y entonces ahora, todo lo que está allá afuera SOY YO mismo, SOY YO mismo. No vuelvo a “estar” y vuelvo a ver este mundo, si salgo con esa Conciencia Pura, sin residuos: nirvija, le dicen. Sin residuos.

Ahora, vamos a definir Mi aspecto dinámico. ¿Me están siguiendo hasta ahora mis vidas? No se me pierdan, porque no tiene nada de complicado.

Entonces, el acto de “estar” ¿Qué contiene?, ¿Qué es lo que está? Lo que está es todo aquello de lo cual ustedes pueden ser consciente de. De lo que ustedes pueden ser conscientes de, percibir o darse cuenta de ello. Y hay dos cosas de las que tú te puedes darte cuenta: cosas que tú llamas extra mentales y las que llamas intra mentales.

¿Cuáles son las extra mentales?: ese sonido, ese pájaro, ese motor, ese ruido. Es lo que está afuera y que puedes percibir, ¿me entienden? Pero también puedo ser consciente de que adentro de mí, en la mente, hay pensamientos y emociones. Y ello “está”. Es decir que, mi testigo, la Conciencia Pura que YO SOY, puede atestiguar que en un momento dado aparece una emoción dentro de la mente, aparecen pensamientos, o aparece una imagen, un recuerdo, una idea. Todo eso está también en mi aspecto dinámico. ¿Por que está en mi aspecto dinámico? Porque no va a permanecer, ¿verdad? Si se experimenta una emoción de miedo o de alegría o de tristeza o de amor, va a permanecer un tiempo y luego se va a desaparecer: se hunde en la nada. Antes no estaba, de repente apareció y, de repente, se desvaneció. Entonces, ¿cuál es el aspecto dinámico de mí mismo?: todo aquello de lo cual puedo ser consciente y que está ahí afuera. Está afuera en el universo que tú llamas la existencia, o está afuera, en tu propia mente, porque de hecho, todos los pensamientos de tu mente se relacionan con lo que está allá afuera.

Si yo digo: voy a pintar mi casa de verde, ¿ves? La casa está allá afuera y mi mente habla de la casa que está allá afuera. Todos tus pensamientos hablan de lo que está ahí afuera. Ahora sí, ¿estamos?, ¿hasta aquí me están siguiendo bien?

Shiva y Shakti

Bien, ahora miren. Una de las mejores formas para explicar de lo que yo estoy hablando: la conciencia eterna e inmutable y absoluta del ser que YO SOY y que tú eres junto conmigo, ha sido explicada con un concepto muy sencillo: Shiva y Shakti.

Shiva y Shakti es simplemente un apoyo para la comprensión. Cuando se habla de Shiva y Shakti no deben entender ustedes que se habla de deidades reales, de dioses, de un montañés azul que se sienta a meditar y su Shakti, que fue la única que lo pudo domesticar. Que lo introdujo en la vida doméstica, porque Shiva era un montañés indomable. Shiva era terrible, indomable. Entonces necesitaba una también de las buenas. Y Parvati (su Shakti) lo domestica, lo introduce a la vida domestica. ¿Cómo? Le da un hogar: prende una hoguera donde hay calor, hay paz, hay viandas para comer. Y es así como finalmente lo domestica.

Esto que estoy diciendo es profundo, y ahora van a entender por qué es profundo. Pero recuerden,  no debe entenderse que se está hablando de deidades y de dioses. Se está hablando de aspectos de la Conciencia Absoluta que YO SOY. De eso se está hablando.

Cuando se habla de Shiva se habla de la Conciencia Pura. El es la Conciencia Pura. La palabra Shiva significa “benévolo”. Ya lo dije la clase pasada, “benévolo”: que tiene buenos deseos hacia los seres. ¿Por qué tiene buenos deseos? Porque desea liberarlos de la ignorancia y el sufrimiento, a través de su manifestación como Sambhu. Sambhu significa “benéfico”; es decir, que es el que hace la tarea, el que se ocupa de liberarlos.

Pero bueno, finalmente cuando se habla de Shiva, se habla de la Conciencia Pura. Esa lámpara de la que he estado hablando y que debe prenderse, es Pura Conciencia, ¿Ya entendieron? Es la parte estática de Mí propio ser: no cambia, siempre es la misma Conciencia, siempre está vigilante y está consciente de que Es. Y cualquier cosa que aparezca en el aspecto dinámico lo atestigua, ¿entienden lo que digo?

Otra vez, esa Conciencia Pura siempre es perfectamente consciente de que él Es: inmutable en Sí mismo. Y cualquier cosa que aparezca en la parte dinámica de Mí mismo, lo atestigua. Como el martillo que está sonando o el viento que está soplando. Lo atestiguo. Es Mi parte dinámica.

Pero, ¿por qué este concepto de Shiva y Shakti es tan importante? Porque cuando se habla de la Shakti, se habla del aspecto dinámico, femenino o dinámico que ustedes entienden como aquello que está pasando allá afuera. Es lo que está cambiando y es mutable. A uno se le da categoría de masculino, Shiva inmutable y, a la Shakti, se le da la categoría de mutable y dinámico, lo que ustedes entenderían como el universo manifiesto.

Estos dos, Shiva y Shakti, no son mas que la conciencia fundida de lo que YO SOY. YO SOY Shiva y Shakti al mismo tiempo, fundido en Uno solo. Pero para que alcances esa realización completa, lo que YO SOY, necesitas empezar a aprender a manejar tu conciencia.

Primero, tienes que prender tu conciencia. Y lo voy a decir una vez más: si no la has prendido, necesitas ocuparte de prenderla. Y que no se te apague durante el día, por favor. Ya que esté prendida la conciencia, debes aprender a dirigirla hacia adentro: entras en meditación y eres consciente de ser. Hasta donde puedas entrar, ¿entiendes?

En realidad la entrada completa y total de la conciencia, verdaderamente apaga Mi aspecto dinámico y entonces, YO SOY el infinito e inmutable Absoluto en la trascendencia. Ahí no hay existencia.

Pero si vuelvo a salir, entonces reaparece la existencia. Pero sucede algo importante cuando veo nuevamente la existencia: no puedo separarme de eso que está ahí. En realidad es la mente la que se ocupa de separarme de todo, no son mis sentidos. Es la mente la que se ocupa de decir: que yo estoy sentado aquí, que ese árbol está ahí. Pero cuando tú sales con la Conciencia de la que te estoy hablando, sin ningún residuo de mente y abres tus párpados, entonces no puedes. Y no solo no puedes separarte de nada: ¡Eres eso! Eres todo lo que percibes. Porque estabas en el Absoluto ahí adentro (en éxtasis). Ahora, afuera, eres el Absoluto también.

Con esto has logrado una realización extraordinaria y que se llama: “Shiva es Shakti, Shakti es Shiva”. Recuerden, son aspectos de la conciencia y no tienen nada que ver con deidades: son aspectos.

“Ver al Absoluto con los ojos abiertos”

Ahora bien, si se logra ver el aspecto dinámico o existencia pero, enchufado o conectado con el aspecto inmutable, entonces se dice que aquel que lo vive “esta viendo al Absoluto con los ojos abiertos”. Técnicamente no lo estás viendo, lo estas siendo. No veo al Absoluto allá afuera, lo SOY: YO SOY el Absoluto en todo lo que percibo, en todo lo que está.

Esa es la realización última y final. Haz rebasado la última dualidad; haz rebasado para este momento muchísimas dualidades, pero esa es la última y que tú entenderías como “la existencia” y “la trascendencia” y las haz fundido en una sola. Ahora eres el Absoluto, eres Brahman y no hay nada aparte de lo que tú Eres.

YO SOY todo en todo. YO SOY el Uno y el Único. Nada es aparte de lo que YO SOY. Esa es tu verdadera Conciencia. Tú ahora tienes una conciencia muy distinta a esto que te estoy diciendo. Pero tu verdadera Conciencia es “YO SOY el Uno”, “YO SOY el Único”, “YO SOY el infinito, eterno e inmutable Absoluto: nunca he nacido, nunca he venido a la existencia desde la nada, siempre he sido lo que YO SOY.

No importa que Mi aspecto dinámico esté cambiando continuamente, ello no me altera en lo absoluto. Y por eso se afirma: “YO SOY inmutable en Mi mismo. Tanto dentro y como fuera de la finitud, nada me altera en lo absoluto”. Esa es la realización final y ultima.

El Absoluto está más cerca de ti que la punta de tu nariz

Y si ustedes dicen: esto que dices me suena lejano.  Yo de digo que está más cercano que la punta de tu nariz, porque es lo que Eres. Te diré lo que verdaderamente es lejano: que creas ser lo que eres. Lo que el ser humano cree que es, eso es verdaderamente lejano de lo que YO SOY. Eso si es lejano.

Creer que eres un ser que está sometido al tiempo, a la enfermedad, a la vejez, a la muerte, al sufrimiento, a la ganancia, a la pérdida, a la felicidad, a la tristeza, etcétera. Eso está muy lejano de lo que YO SOY, pero para ti eso es muy cercano, eso es lo que tú crees ser, ¿se entiende?

Es por esto que necesito que recalibres y entiendas, que lo que YO te estoy diciendo es lo más cercano que puedes experimentar, porque es lo que Eres. Eso es lo más cercano. Nada mas tienes que abrir tus ojos y ser lo que YO SOY. Lo otro, lo que crees ser, lo vas a tener que estar defendiendo y defendiendo y defendiendo (sosteniendo, creyendo) para que permanezca, porque lo que tú no defiendes desaparece finalmente. ¿Me di a entender?

No crean que es difícil. Una vez que tú despiertas, lo demás… Mira, te llevo, pero así como te llevo a pasear en un día de campo. El problema es si no estás despierto.

Pasé veintiún años explicando cómo podía el ser humano despertar. Y para que no hubiera dudas, entré en todas las tradiciones espirituales y no saben que trabajo tuve que echarme encima para poder demostrar que todas estas tradiciones espirituales están diciendo lo mismo. Pero ya me cansé de eso. Ahora voy a hablar de lo que YO SOY.

Pero si quieres saber más de eso (de las traiciones espirituales), pues te metes a las páginas de Internet que levantamos, practicas yoga de energía y yoga de atención, etc., pero sabiendo siempre que mi interés es que te despiertes. Lo otro (la realización suprema de la que hablo) se da solita. No tiene dificultad pues ya está prendida la conciencia, ¿me entienden? Ya está la luz de la conciencia prendida: ahora llévala hacia adentro; luego llévala hacia afuera; ahora ubícala adentro y afuera al mismo tiempo. Te llevo como un día de campo, facilito, facilito.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 5

(Plática del día 27 de octubre de 2012, corregida y editada por el autor)

La Meditación para lograr la Conciencia de Ser Absoluto

Bueno miren, vamos a empezar. Hoy voy a continuar explicando cómo pueden ustedes tener la experiencia del ser Absoluto que YO SOY y que, ustedes son junto conmigo.

Para que ustedes logren fundirse con el aspecto inmutable y eterno del ser que YO SOY, van a tener que utilizar la meditación. Por el otro lado, para fundirse con el aspecto mutable y transitorio de lo que YO SOY, entonces van a  tener que utilizar la contemplación.

Hoy voy a explicar estos dos conceptos: meditación y contemplación. Ambos deben usarse para tener una vivencia completa del ser Absoluto que en verdad Eres: ya lo Eres. Entonces, nada más tienes que saber como lograr esta experiencia o vivencia.

Miren, verdaderamente es muy simple: ya dijimos que lo primero que tenemos que hacer es prender la luz de la conciencia. La conciencia es como una luz que ilumina y te permite darte cuenta. Entonces, cuando medites, te sientas y lo que vas a hacer es cerrar tus párpados. Pero, la luz de la conciencia la diriges hacia adentro, no hacia fuera, hacia adentro de ti mismo. En dirección al íntimo ser que cada uno de nosotros en verdad Es.

Ahora, ¿por qué razón entonces, cuando las personas cierran sus párpados, no  encuentran ese ser inmutable y Absoluto que YO SOY? Bueno, lo que sucede es que cuando las personas se sientan en meditación y cierran sus párpados, lo primero que se encuentran es una “pantalla oscura” que les impide ver lo que YO SOY. Esa pantalla oscura, son los contenidos de tu propia mente, la suma de pensamientos, emociones e imágenes que continuamente están apareciendo en tu mente. Entonces, funcionan como una oscura pantalla, que no te permite ver más allá de ella. Es como la pantalla oscura de una lámpara que impide que la luz del foco salga al exterior.

Esto es lo primero que normalmente encuentran las personas: buscan con la luz prendida de la conciencia, con su atención, dirigiéndola hacia adentro e inmediatamente advierten: “aquí hay una pantalla oscura”; un parloteo continuo de pensamientos, emociones e imágenes, que en muchas ocasiones incluso, distrae al meditante, al sedente, al que esta sentado y se advierte distraído, divagante. Prende la luz de la conciencia, va hacia adentro y entonces se encuentra con ese flujo de pensamientos. En ocasiones es como una gran cascada o como un torbellino de pensamientos, ideas, imágenes, emociones. Y entonces, en ocasiones “se va con ello” y la luz de la conciencia se apaga. La persona simplemente se distrae.

Pero conforme el proceso avanza y sigues buscando lo que YO SOY entonces, poco a poco, esta pantalla oscura de tu propia mente: tus propios pensamientos, tus ideas, tus creencias, tus juicios, van cediendo. Se van haciendo cada vez más silenciosos y tranquilos, se van apagando, hasta que finalmente en un momento dado, el flujo de pensamientos, emociones e imágenes que aparecen en la esfera de la conciencia, en la esfera de tu propia mente y que tú estás atestiguando, se silencian completamente. Entonces, la primera barrera ha sido eliminada. Es decir, esa pantalla oscura ya no está. Y es entonces cuando la luz de tu conciencia puede penetrar más adentro, ¿me explico? Porque esa pantalla ya no está. Si estuviera, solo puedo ver esa pantalla.

Ahora, con el correr del tiempo y los años insistiendo en conocer aquella parte inmutable y eterna que YO SOY y que ustedes son junto conmigo, sigues aplicando la luz de la atención, la luz de la conciencia hacia adentro, durante años incluso. Y entonces penetras más adentro y, ¿qué creen?, te vas a encontrar otra pantalla. Pero esa pantalla no es oscura. La vamos a llamar una “pantalla clara”, pero también impide ver lo que YO SOY.

Distingamos estos dos niveles como las nubes en lo alto: imagina que tú eres el sol en lo alto. Pero imagina también que hay unas nubes oscuras, de esas que se ponen antes de una gran tormenta y que son prácticamente azules-negras, grises obscuras. Lógicamente, poco te puedes enterar del sol que está detrás. No puedes saber nada del sol que esta ahí atrás y solo ves el cielo encapotado, lleno de esas nubes.

Bien, supongamos que esas nubes son la pantalla oscura que se irán quitando gradualmente con su meditación pero, luego aparecen otras nubes ya claras, tenues. Sin embargo, esas nubes claras también te impiden ver directamente el sol. Ya puedes darte cuenta de la luz que penetra, pero todavía no puedo ver en forma desnuda y directa al sol.

Bueno, esa pantalla clara, ustedes podrían entenderla como los atributos propios de Mi propio ser. Esos atributos son estados de conciencia que encontrarás ahí adentro y que podrías llamar: paz, gracia, armonía, dicha, amor. Y te vas a sentir extraordinariamente embelezado con estos atributos. Te vas a sentir perfectamente agradecido de poder contactar con esos atributos de Mi propio e intimo ser. No es Mí ser desnudo. No es el sol directo. Es empezar a ver la luz que penetra, pero todavía no puedo ver el sol directamente. Le llamamos los atributos de Mi propio ser que vas a encontrar. Pero es una pantalla tenue, delante de lo que YO SOY.

Las personas muchas veces, llegando a ese estado de meditación, quieren descansar y no avanzan más. Porque se sienten en un hermoso oasis de calma, de paz, de armonía, de dicha. Y cuando salen de su meditación traen eso con ellos al mundo, como lo explicaré más adelante. Pero ahí se detienen. Pero para aquellos buscadores completamente formales, que solo buscan la verdad absoluta, se dan cuenta que esos estados o atributos no son Mi propio, inmutable y eterno Ser. Y seguirán buscando, seguirán aplicando la luz de la atención a través de la meditación hacia adentro.

Y un buen día entonces, esas nubes tenues, claras, igual que le paso a la pantalla obscura, se desvanecen, desaparecen. Y en ese momento, inmediatamente la conciencia atestigua al ser inmutable y eterno que YO SOY.  De forma inmediata, pues no hay nada ya que obstaculice el darte cuenta de lo que Eres. Las dos pantallas han quedado completamente eliminadas. ¿Si se entendió?

Y es ahí entonces donde comprendes cual es la parte inmutable y eterna de tu propio ser. Te darás cuenta lo que ERES. Escuchen, cuando digo que el ser que YO SOY es eterno e inmutable, significa que nunca he nacido, no estoy sujeto a corrupción, siempre he sido eternamente lo que YO SOY. Ustedes lo podrían imaginar como si fuera  el resplandor de un millón de millón de soles. Es un asombro total de lo que ¡YO SOY! Es el estado más glorioso, jamás nunca imaginado.

Es lo mismo que cuando ves al cielo pero lleno de nubes tenues y claras: hay una luz atrás de estas nubes. Es hermosa la luz que se filtra entre las nubes, pero no puedes ver el sol directamente. Pero, si en un momento dado, se disipan esas nubes claras y tenues (los atributo de Mi propio Ser), prácticamente quedo deslumbrado con la grandeza de lo que YO SOY. Esa es la verdad, eterna e inmutable. Eso Eres. Lo sabrás con absoluta cabalidad: no hay absolutamente duda alguna de que esto es lo que YO SOY.

Entonces sabrás que eres inmutable y que eres eterno; y que nada debe preocuparte lo transitorio del mundo. Habrás encontrado aquel aspecto inmutable y eterno, al dirigir la luz de la conciencia hacia adentro en meditación.

La Contemplación para lograr la Conciencia de Ser Absoluto

Luego entonces, debes utilizar el mismo proceso para hacerte plenamente consciente del ser mutable y temporal que YO SOY. Porque también Eres lo que está allá afuera, pero para experimentarlo aplicarás la contemplación.

La contemplación es exactamente el mismo proceso que he descrito en relación a la meditación, pero en vez de dirigir la atención hacia adentro, ésta está vertida hacia afuera. Es decir que, debes por ejemplo sentarte en un lugar apacible como un jardín y  no en un lugar congestionado con personas adonde todas te hablan y  llenan de ideas y pensamientos. No, debes ir a un lugar como un jardín hermoso en un lugar pacífico, o caminar al lado de un río, o en otro lugar apacible donde ustedes decidan.

En ese lugar debes entonces dirigir la luz de la conciencia, aquello que en ti se da cuenta, al exterior. ¿Se entendió? Entonces empezarán a experimentar el mismo proceso que experimentaron hacia adentro. No van a encontrar otro, mis vidas.

En primer lugar van a darse cuenta de una “pantalla obscura”. ¿A que me refiero con una pantalla obscura? Que te darás cuenta que cuando tratas de contemplar el mundo, en realidad pasas prácticamente toda la vida juzgando el mundo. Tu propia mente esta, con todos sus pensamientos, ideas, juicios, opiniones, proyectándose en el exterior. Pensando por ejemplo al percibir algo que “es bonito” por alguna u otra razón, o que la prenda de vestir puesta en alguien “esta de moda” o que “es fea y de mal gusto”, etc. El ser humano no hace mas que proyectar los pensamientos de su propia mente, sus opiniones y juicios afuera, en el mundo que le rodea. Entonces, ¿qué es lo que un ser humano ve en realidad?: lo que tiene en su propia mente. Todos sus juicios, todas sus opiniones, todas sus creencias en relación a todo. Y esa es una pantalla muy obscura en la cual viven todas las personas.

Es decir, que no están contemplando aquella parte mutable y transitoria que YO SOY. Simplemente, con su mente, le están imponiendo sus propios pensamientos y opiniones. Es así como los contenidos mentales forman una pantalla y no le permite a la persona ver lo que Es.

Pero conforme sigues practicando y aprendes a contemplare. Es decir a ver y escuchar con atención mientras esa pantalla obscura de mi mente no está. Sin estar imponiendo mis pensamientos en el mundo que percibo entonces, un buen día (buscando la verdad absoluta con la sola herramienta de la luz de la conciencia, pues no necesitas otra), podrás estar en un jardín o caminando en la montaña, o al lado de un río o en algún lugar donde haya una naturaleza hermosa con sonidos hermosos, como el canto de los pájaros, y a tu mente le pasará lo mismo: se silenciará. Dejará de haber pensamientos en tu mente. Dejarás de experimentar emociones e imaginar, ideas en relación al mundo.

Y es así como traspasarás la primera pantalla oscura. Esta primera pantalla es una imposición: veo lo que esta en mi mente; punto. Si tu opinión es que ser alto es feo y que ser de baja estatura es bonito. Eso es lo que verás. Verás a alguna persona  alta y pensaras: “es feo”. Verás a una persona de baja estatura y pensarás “es bonita”. ¿Entienden lo que quiero decir?: ves lo que está en tu mente. No ves nada más que lo que está en tu mente.

Pero una vez que has traspasado esa pantalla obscura y sigues contemplando el mundo, va a aparecer de igual manera la segunda pantalla clara y tenue. Entonces, mientras contemplas el mundo lo experimentarás con una gran armonía, con una gran dicha por el simple hecho de existir. Experimentarás paz y otras cosas que son propias de Mis atributos y nada más. Pero aún llegando aquí no estarás viendo lo que YO SOY allá afuera, ¿si se entendió?

Porque finalmente la pantalla clara sigue siendo una pantalla. Muchos buscadores espirituales ahí descansan y no avanzan más. Cuando encuentra esta pantalla clara adentro y fuera, ahí se quedan pues no anhelan avanzar más. Esta pantalla clara es como un hermoso oasis en el que prefieren quedarse. Y aunque se les diga: si avanzas más llegarás al Gran Océano. Deciden quedarse en este oasis.

Pero aquellos que verdaderamente son buscadores formales de la verdad absoluta, no se sienten satisfechos con ello. Entonces seguirán contemplando el exterior con la luz de su conciencia hasta que un buen día, se empiezará a disolver esta pantalla clara llena de armonía, de paz, de dicha, de belleza y otros atributos que aparecen ahí. Y, cuando en un momento dado se disuelven por completo, OH sorpresa de todas las sorpresas: ¡YO SOY el Único Ser que Es! No hay nada que perciba allá afuera que no sea YO Mismo: YO SOY el Uno y el Único, Yo SOY el Uno sin segundo, desprovisto de toda dualidad.

¿Qué quiere decir esto?, que antes de esta vivencia de ser el Uno desprovisto de toda dualidad, había un “observador” en el acto de la contemplación. Había un observador, alguien que observa, como por ejemplo ese sonido que está martillando. Y habrá un hilo conductor que une al observador con lo observado: mi percepción. Entonces, en ese caso hay  una trilogía: el testigo u observador, lo observado o atestiguado (los martilleos) y mi sentido del oído, a través del cual me doy cuanta de ello. Pero en el acto de contemplación pura y perfecta esa trilogía “fum”, se disuelve. No puedo experimentarme ya como testigo de lo atestiguado a través de los sentidos que me unen a ello,  a eso que atestiguo. Entonces la separación entre el testigo y aquello que atestigua desaparece y, entonces nada mas me veo a Mi Mismo.

Cuando YO veo, me veo a Mi Mismo: YO SOY el Uno y el Único, eso es lo que YO SOY. Y entonces has encontrado que eres el Uno y el Único y que eres eterno e inmutable. En el aspecto dinámico, transitorio, mutable del exterior, todo está cambiando. Este día pasará, el día anterior pasó y el anterior a éste también a su vez paso. Todo pasa, pero una parte Mí es eterna e inmutable (el aspecto estático de Mi Mismo, trascendente) y además hay otra parte de Mi que también es Uno con toda la existencia (Mi inmanencia), no importa que cambie la existencia continuamente.

Mientras algo permanece en la existencia YO SOY Uno con ello y, cuando desaparece YO SOY Uno con lo que aparezca después. Es decir, YO SOY Uno con las flores de la primavera, pero cuando llueve YO SOY Uno con la lluvia que cae en el verano.

Pero tú podrás decir: “Oye, pero es que ya no hay flores”. No importa, ya lo se. En la vivencia que explico YO SOY las flores. No estoy unido a las flores, YO SOY las flores. Esa es la unicidad perfecta del Ser que Eres. Luego pasan los meses de la primavera y ya no hay flores en el otoño o invierno. Los pájaros cantan menos. Aparecen las lluvias y otros sonidos, pero para Mi no se ha alterado nada: YO sigo siendo eterno e inmutable y ahora YO SOY uno con la lluvia que cae de lo alto.

Se dan cuenta que extraordinario y maravilloso. Nunca vas a poder dejar de Ser lo que Eres. Pero en el aspecto dinámico, en el exterior, todo estará cambiando continuamente. Pero no pasa nada, siempre Eres Uno con lo que esta en un momento dado. ¿Están entendiendo lo que digo? Esto es glorioso y extraordinario.

Es por esto que les estoy explicando que deben usar la luz de su propia conciencia. No tienen que creer en nada. No se adhieran a ninguna doctrina. No se adhieran a ningún sistema de creencias.  Nada mas dense cuanta que es su propia conciencia la que se da cuenta. Y eso es todo lo que necesitas para investigar y llegar finalmente a realizar el ser inmutable, perfecto y  absoluto que YO SOY y que tú eres junto conmigo. Cuando YO te veo YO me veo, punto.

Es extraño lo que digo: si. Los seres humanos dirán: ¿como es posible que haya  unicidad perfecta? Si la hay. Nada mas tienes que permanecer con la luz de la conciencia perfectamente prendida y entonces, no podrás separarte de nada ni afuera ni adentro de ti mismo.

Tu camino espiritual habrá terminado. Ahora estás fundido con el reino divino. Así le llaman a este estado: el reino divino. Y no importa que estés en este mundo o que dejes de estar en él. ¡No importa en absoluto! Porque ahora eres eterno e infinito, lo eres y lo sabes hasta el fondo del tuétano de tu conciencia.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 6

(Plática del día 3 de noviembre  de 2012, corregida y editada por el autor)

La Verdad Absoluta

Ahora si préstenme atención porque vamos a empezar. Saben que llevamos varias oportunidades explicando cómo pueden ustedes o el ser humano en general, tener la experiencia, la vivencia y la conciencia de ser el Absoluto.

YO SOY el ser Absoluto que Es, el Uno y el Único, es la vivencia cumbre; y hemos estado hablando de cómo esto puede ser logrado progresivamente. Solo a esta vivencia le podemos poner el nombre: verdad absoluta. ¿Por qué? Porque es una verdad que se vive tan absolutamente, contundente, que es inmutable y eterna cuando se le tiene. No se parece a las verdades relativas que los seres humanos experimentan en el mundo, las cuales son transitorias y que van cambiando. Toda verdad que un ser humano experimenta en el mundo, es transitoria: “yo soy joven”, es una verdad si tienes 20 años. Pero a los 60 o 70 ya no lo eres. Ahora “yo soy viejo” sería la verdad. Entonces ambas son verdades, pero verdades relativas que cambian con el tiempo.

Todas las verdades que el ser humano experimenta en el mundo de manera empírica, están sometidas a la mutabilidad: “yo soy joven”, “yo soy viejo”. Una verdad dejó de ser y la otra apareció para reemplazar  la anterior.

Bueno, pero esta verdad inmutable es la única verdad que Es. Todos la están buscando y es la conciencia de ser Absoluto. Y hemos estado explicando, aquí gradualmente, como puedes a través de la meditación ir encontrando dentro de ti mismo esa parte inmutable y eterna de tu propio Ser. Y como puedes a través de la contemplación fundirte, hacerte Uno con todas las cosas que existen y están ahí afuera, con todo lo que está.  De tal manera que por medio de la contemplación te experimentes, no solo unido a todo lo que está, sino te experimentas como Uno y Único. Todo es Uno y Único: YO SOY Todo. Todo lo que está ahí (en la existencia) YO SOY. Pero a su vez unido a la vivencia de inmutabilidad y eternidad que se experimenta en el aspecto inmutable de Mi propio ser, adentro de Mi mismo. Eso es lo que hemos estado explicando aquí.

La Pantalla Oscura que Nubla el Ser que Eres es tu Propia Mente

El día de hoy voy a hacer un pequeño recuento de lo que hemos dicho. Y voy a puntualizar algunas cosas que ustedes pueden hacer para que esto pueda lograrse de manera progresiva. Miren, dijimos: La persona entra en meditación. Entrar en meditación significa que tú prendes la luz de la conciencia, la cual es tu facultad de darte cuenta, tu estado de atención y lo diriges hacia adentro de ti mismo. A la hora de dirigirlo hacia adentro dijimos que vas a encontrar seguramente una “pantalla oscura”. Y dimos el ejemplo de la pantalla de una lámpara de mesa, pero siendo esta pantalla de color oscuro. Luego entonces, aunque prendamos esa luz de esa lámpara, apenas nos damos cuenta en la pantalla de que hay luz adentro. Sale muy poca luz y por eso le estamos llamando pantalla oscura.

Cuando tú diriges tu atención hacia ti mismo en meditación y cierras los párpados de tus ojos, vas a encontrar esa pantalla oscura. Esa pantalla oscura te impide ver cuál es tú verdadero, inmutable y eterno Ser que Eres. Y esta pantalla, ¿qué es? No es más que tu propia mente: la suma de tus pensamientos, emociones e imágenes, que aparecen en tu mente. Tú, en ese momento, debes de mantenerte como un testigo puro de lo que aparece en esa pantalla. No debes tratar de controlar, alterar o suprimir el flujo de los pensamientos y emociones que están ahí. No hagas eso. Si lo haces, te vas a enfrascar en una lucha innecesaria. El objetivo es que te mantengas como un testigo puro, atento y alerta de eso que está sucediendo ahí. Deja que todos esos pensamientos se muevan como quieran y tú nada más trata de estar observándolos como un testigo. Si es mucho el flujo de estos pensamientos, demasiados, entonces corres le peligro de que te distraigan y ya no puedas estar como testigo: te distraes, te vas a la luna y te pones a pensar en otra cosa durante la meditación. Entonces, para prevenir eso, debes abrir tus ojos, los párpados de los ojos y ver al frente un punto fijo  cualquier; algún punto que escojas frente a ti y vas dejas que eso (el flujo de pensamientos) siga fluyendo.

Este proceso va a poder llevar días, meses o años. Pero conforme vas avanzando y tú, lo único que haces en todas tus prácticas de meditación con los párpados cerrados, es alumbrar con la luz de tu propia conciencia y permanecer como un testigo de lo que aparece ahí, en esa pantalla obscura, con el correr del tiempo, como tú no le das energía a esos pensamientos y a esas emociones, entonces ellos empiezan a bajar en su intensidad de flujo. Empiezan a detenerse gradualmente. Y entonces, cuando  cierres los párpados en meditación, el flujo será muy menor y no como al principio, cuando seguramente  el flujo de pensamientos era muy acelerado.

La Pantalla Clara son los Atributos de tu Propio Ser

Si tú continúas, únicamente permaneciendo como un testigo puro de esa pantalla obscura, de esos pensamientos, emociones e imágenes, con el correr del tiempo, se dentaran. Y en el momento en el cual se detienen, entonces la luz de la conciencia, el testigo que veía esa pantalla, penetra más adentro y encontrará otra pantalla a la cual llamaremos “pantalla clara”. Si a una lámpara de mesa le cambias la pantalla oscura que tenía, por ejemplo una azul marino, café o negra y le pones una de color blanco o crema, vas a darte cuenta de que sale mucha mas luz. Todavía no podrás ver el foco que está allá adentro directamente. En éste caso debes equiparar el foco con tu propio Ser, tu esencia intima. Aún no puedes ver tu propio Ser directamente, pero evidentemente será más consciente de la “luz” que sale de la pantalla clara.

Pero entonces, qué vas a experimentar cuando la pantalla oscura se quite. En esa pantalla clara vas a empezar a experimentar lo que se ha llamado, “los atributos naturales de tu propio Ser”. Y esos atributos son el amor, la dicha, la armonía, la paz inconmensurable. Y experimentarás estos atributos de manera natural. No tienes que esforzarte para experimentar estos atributos, pues son los atributos naturales de tu propio Ser. Al quitar la pantalla oscura (los contenidos de tu propia mente), experimentarás en la pantalla clara estos atributos. Y ahí podrás descansar extraordinariamente. Porque al silenciarse los contenidos de la mente, puede penetrar el testigo más adentro y encontrar estos atributos; y el más evidente de ellos es la paz inconmensurable: estar perfectamente en paz.

En la pantalla oscura todo se está moviendo: hay pensamientos que se mueven, emociones que se mueven, imágenes que aparecen y recuerdos, ideas, asuntos  pendientes que uno debe hacer o que se nos olvidó hacer. Vean bien, la pantalla oscura siempre está en movimiento: no hay quietud, no hay paz. Pero la pantalla clara no tiene movimiento. Simplemente es un estado innato de paz, donde el testigo se hunde en estado de perfecta paz, uno de los atributo de Mi Ser natural.

También ahí vas a experimentar una armonía extraordinaria. Ahí todo es perfecto. Ahí no hay nada que cambiar, nada. También experimentarás dicha. Es un estado tan agraciado, tan dichoso, tan feliz, pero no la “felicidad” derivada de la excitación relacionada con el mundo. La excitación que se experimenta cuando  “me puedo comprar un coche nuevo” o “reuní el dinero necesario para hacer un viaje”. No, es una dicha natural por el simple hecho de Ser. Y luego, finalmente, también podrás experimentar una gracia extraordinaria. Pero comprendan, nada de esto es Mi esencia, son atributos naturales que vas a experimentar en el camino hacia Ti Mismo.

La conciencia de Ser Absoluto

Y recuerden, no has hecho nada más que estar como un testigo puro, conduciendo la luz de tu conciencia, de tu atención hacia adentro. Pero si sigues entrando más y más adentro de ti mismo, tarde o temprano, un buen día, esa pantalla clara también se desvanecerá y te dejará entrar al núcleo y centro de Mi propio Ser, el cual es inmutable, eterno y Absoluto en Si Mismo.

Al lograr lo anterior, no tendrás en este estado ninguna referencia de Mi parte dinámica. Podríamos decir que el universo entero se apaga. Y todos tus contenidos mentales no están, por lo tanto no hay individuo. Y te fundirás con el eterno e inmutable Absoluto. El Absoluto no tiene ningún límite y es lo que YO SOY.

En el ejemplo que hemos dado, es como si quitáramos la pantalla clara y pudiéramos ver el foco directamente. Podrás ver el foco y la luz que emana directamente. Y ese es tu propio Ser. Y para experimentarlo no tienes que hacer nada mas que dirigir tu atención en ese sentido, hacia adentro de ti mismo, ¿si estamos?, Ahí encontrarás la parte inmutable y eterna de Mi propio Ser.

El Fuego Sagrado: Una Ayuda para Despertar a la Conciencia de Ser Absoluto

Ahora, para ayudarse en este proceso les voy a explicar qué pueden hacer y deberían hacer: dentro del ser humano hay un fuego sagrado, el cual debe ser activado y liberado dentro de uno mismo. Si quieren un nombre para este fuego sagrado, lo pueden llamar Shakti-kundalini. Este fuego sagrado se encuentra localizado en la base del tronco y está ocupado de la reproducción de la especie, generando el universo. Pero con ciertas técnicas, que ya he explicado en mi trabajo anterior, este fuego se activa gradual y progresivamente. Pero, ¿que va a suceder conforme se va activando?

Conforme el practicante va activando este fuego sagrado con prácticas de transmutación sexual, prácticas respiratorias, etc.,  entonces este fuego aumenta progresivamente dentro de él mismo, dentro de su propio organismo de manera muy evidentemente. Este aumento del fuego no es una idea metafórica. Es un fuego vivo que está ahí, en la base del tronco y técnicamente también adentro de cada átomo de tu cuerpo. Aunque se le localiza de manera más evidente como he dicho, en la base del tronco.

Una vez que ha despertado, este fuego inicia un proceso que desvanece y disuelve o, si ustedes lo entienden mejor así, “quema” la pantalla oscura. Empieza a “purgar” los contenidos de tu mente y a los cuales nos referimos generalmente como “ego”. Es por esto que se dice, “este fuego disuelve todo aquello que no es de su propia naturaleza”. Y lo que está en esa pantalla de tu mente, no es de su propia naturaleza: lo va a “quemar”. Literalmente entiéndanlo como un fuego dentro de ti mismo, que a todo el contenido de la conciencia superficial y subconsciente, la pantalla oscura, la empieza a disolver de manera natural. Esto es extraordinario. Es un proceso que lleva algún tiempo. Y no deben esperar que todo el proceso se lleve a cabo de un momento a otro, sino con el correr de los años.

Cuando este fuego sagrado ha quemado todo el contenido de la pantalla oscura y que llamamos “ego”, solo prevalece la pantalla clara en la conciencia de la persona. Y por ello, estará viviendo en la dicha natural de Ser. Pero el fuego no se detiene ahí: seguirá avanzando (porque este fuego busca regresar a su origen) y entonces, en el proceso de seguir limpiando, terminará quemando también la pantalla clara. Y es entonces cuando puede escapar por la coronilla, a través de una abertura que algunos llaman, la “abertura del Absoluto” (la abertura de Brahman). Y es entonces cuando se logra la vivencia del Absoluto. Esto es ver “el foco” directamente, en el ejemplo que hemos dado. ¿Ya se entendió?

Testigo Puro & Fuego Sagrado

Entonces, la práctica de meditación como testigo puro, dirigiendo la atención al interior de ti mismo, debe idealmente acompañarse con el aumento gradual y progresivo del fuego sagrado.

Nunca deben aumentar más de la cantidad de fuego que están pudiendo tolerar. Algunos de los síntomas que se presentan cuando no lo estás tolerando son, el insomnio, el dolor de cabeza, la ira incontrolable, el deseo de vómito, malestar general, etcétera. Todos estos síntomas indican que es mucho el fuego que esta uno  prendiendo o activando. Cuando esto suceda, todas las prácticas para aumentar el fuego sagrado deben suspenderse hasta que el organismo regrese a un estado de equilibrio. Solo entonces, días después, uno puede volver a las prácticas para ir aumentando gradual y progresivamente el fuego. ¿Estamos?

Una vez que puedas sentarte en meditación con los párpados cerrados y, llevando tu atención hacia adentro de ti mismo, puedas advertir o darte cuanta de que  el fuego sagrado, unido a tu propio testigo, han disuelto completamente la pantalla oscura, entonces debes hacer un ejercicio que es como sigue:

Pero repito antes: solo debes hacer este ejercicio cuando en meditación logres un estado de perfecto silencio interior o ausencia de pensamientos en la mente. Una vez alcanzado un perfecto estado de paz, una perfecta conciencia de Ser y siendo testigo de la “pantalla clara” como un estado de perfecta paz interior, debes hacer este ejercicio y no cuando los pensamientos en tu mente se está moviendo.

De la Conciencia de Ser a La Conciencia de Ser Absoluto 

El ejercicio es el siguiente: debes dirigir tu atención a esta zona de la frente, al entrecejo. Dulce y suavemente debes llevar la atención ahí y permanece con la atención fija en este punto. Como ya he dicho, para este momento  los pensamientos están ausentes y no te podrán distraer. Te encontrarás en un estrado de silencio interior, sin pensamientos fluyendo en la mente. Y es por esto que podrás fácilmente llevar tu atención al entrecejo y permanecer ahí. Debes acostumbrar a tu atención para que se dirija ahí, durante la meditación.

Sabemos que la conciencia y la atención conducen la energía al lugar donde la atención se dirige. Y es por esto que la energía se va a dirigir a la zona de la frente si concentro mi atención en ese punto. Es probable que, al hacerlo, experimenten algunas sensaciones en la frente, en la parte del entrecejo, como acumulación de energía, o cosquilleo, u hormigueo, o picor. Una vez que han sentido estas sensaciones durante días de práctica, entonces deben dirigir ahora su atención ligeramente hacia arriba del entrecejo. Es decir, subiendo por la frente en dirección a la coronilla. Muy suavemente deben dirigir, no solo su atención sino también sus ojos con los párpados cerrados, hacia arriba. Deben dirigir los ojos hacia arriba y simultáneamente dirigir su atención lentamente hacia la coronilla, poco a poco.

Conforme van pasando los días deben practicar lo explicado en períodos de unos cuantos minutos cada vez. Pueden aprovechar cualquier momento para esta práctica: pueden estar en su casa sentados en un sillón y, tomando solamente unos cinco minutos de práctica, deben cerrar los párpados de sus ojos y, entrando en un perfecto estado de paz o silencio mental, deben hace el ejercicio que les he explicado.

Conforme avanzamos en esta práctica y la energía va subiendo y subiendo por la frente gradualmente, la podemos estabilizar a la mitad del camino entre el entrecejo y la coronilla: aquí (señalando el lugar). Los que tienen pelo, el lugar puede ubicarse mas o menos en donde inicia el pelo de la cabeza. Los que no tienen pelo, – tu tienes una puntita de pelo. Ahí donde tienes la puntita, exacto. Es ahí, en tu puntita.

Una vez logrado lo anterior, deben seguir avanzando y llevando la atención hacia arriba, en dirección a la coronilla: despacito. Todo debe ser suave, dulce. No hay prisa. No deben tener miedo. Si tienen miedo, no deben hacer el ejercicio. Esto debe hacerse desde un estado de perfecta paz, en estado de gracia, buscando nuestro origen. Buscando la dicha suprema, buscando al Único Ser que ha sido, y que es y que será, eternamente. No hay nada que temer, ¿entienden?

Entonces, derivado de esta práctica, la energía va a ir subiendo gradualmente en dirección a la coronilla (siempre y cuando los pensamientos de la mente no la desvíen a otros asuntos). Recuerden que este ejercicio solo debe hacerse si su mente ya esta en silencio. Finalmente y con el correr de los días, la energía va a subir de manera natural desde el entrecejo hasta la coronilla. Una vez que la energía ha llegado a la coronilla, es posible que empiecen a sentir ustedes un cosquilleo particular, como un hormigueo o picor- Aquí (señalando el lugar), pero adentro de la cabeza, no afuera. Es entonces cuando sabes que la energía ha llegado hasta ahí.

A veces la energía se puede sentir subiendo literalmente por la frente. En ocasiones podrán sentir también, que la energía no quiere subir, sino bajar de regreso al entrecejo. Entonces uno debe dulcemente tratar de llevarla hacia arriba en dirección  a la coronilla, pero no forzarla, ¿entienden?

Es un ejercicio hermoso: se sientan y permanecen expectantes, sintiendo que traspasarán una puerta, a la cual llaman “la abertura del Absoluto”. Y entonces, al  llegar a esa abertura en la coronilla, repentinamente se “escapa” el fuego sagrado llevando consigo la conciencia como a una pulgada aproximadamente arriba de tu coronilla, de tu cráneo y de la piel. Solo una pulgada. En realmente el fuego sagrado da un salto, ¿entienden? Como si fuera un corto voltaje y entonces, la energía vuela hacia arriba.

La Conciencia de Ser Absoluto

Esto es lo que Eres. Estando ahí, no hay nadie que tenga miedo de estar ahí. El individuo se desvanece y tu conciencia del mundo no está. ¿Por que? Porque te has recogido completamente en el aspecto inmutable y eterno, estático, de mi propio Ser. Y al recogerte ahí, tendrás la vivencia de un éxtasis perfecto.

Recuerdan que ya platicamos de esto antes. Éxtasis es la palabra exacta para describir lo que estoy explicando. Stasis, es la acción de estar, ex, es afuera de la acción de estar. Cuando tú estas con tus párpados abiertos en el mundo, aquí estas. O cuando piensas y sientes emociones, estás ahí, en tu mente. Pues bien, este estado del que hablo, sales de Mi aspecto dinámico o existencia y entonces hay un recogimiento en el aspecto estático de Mi mismo y es entonces cuando, se tiene la vivencia del Absoluto.

Ahí no se puede hacer nada, solo Eres el Uno y Único Ser que Es, inmutable, eterno, infinito, inmaculado, gloriosos. Es un estado en que no podrás percibir lo que te digo, ¿entienden? Mas bien, te conviertes en EL. Eres EL en todo el sentido de la palabra, porque no hay más que EL. ¿Me están entendiendo?

Saliendo del Éxtasis y conservando la Conciencia de Ser Absoluto

Pero luego, si esa experiencia tiene a bien terminar y sales del estado de éxtasis, entonces vuelves a “estar” y te das cuenta de que aparece otra vez la mente, el individuo. Abres tus párpados y estás otra vez acá. Estas en el aspecto dinámico de Mi conciencia otra vez.

Pero entiendan que lo que experimentas adentro de ti, se proyecta  en el exterior que está: en el mundo que te rodea. ¿Qué quiere decir esto? Que si un hombre solo vive en una “pantalla oscura”, en la mente, en sus deseos, preocupaciones, miedos, angustias, etc.,  simplemente el mundo para él no es más que una proyección de su propia mente. Sus juicios, gustos, opiniones, todo lo verá reflejado afuera. Si luego, una persona vive en una “pantalla clara”, entonces ve un mundo en el cual quiere, anhela y trata por todos los medios, de vivir en armonía con todos, en paz, en dicha, en colaboración mutua, en amor; como adentro está esa pantalla clara, entonces ésta se proyecta en el exterior, en el mundo que le rodea. No es más que una proyección: lo que tu ves, lo que está, es una proyección de ti mismo.

Pero finalmente, si logras experimentar la vivencia que te estoy explicando y encuentras el aspecto inmutable, eterno y Absoluto de Mi propio Ser, cuando abras tus párpados, entonces todo lo que está, el mundo que te rodea, estará pleno del Señor. Estará lleno de Eso que encontraste ahí adentro. Y ahora, por ello, todo lo que estás viendo no es más que el Uno y el Único, inmutable y eterno.

Tú vas a seguir viendo con tus ojos que las cosas en el aspecto dinámico de Mi Ser, están en continuo movimiento. Pero esto no altera en lo absoluto Mi estado de inmutabilidad: Todo lo que está ahí afuera siempre está cambiando, pues es Mi aspecto dinámico, pero esto no me altera en lo absoluto. Las cosas pasan y dejan de estar, pero que dejen de estar no altera en absoluto lo que YO SOY. YO SOY inmutable y eterno en Mi mismo: siempre lo SOY y YO SOY Uno y Único. Y ahora, también YO SOY Uno y Único en todo lo que está y existe.

Esta es la vivencia cumbre, última y final, a la cual puede acercarse un ser, porque recupera la Conciencia de la Verdad Absoluta: Eso es Verdad Absoluta. Eso no lo puedes cambiar. Puedes no reconocerlo. Puedes estar viendo otras cosas porque tienes “la pantalla”, pero Eso no lo puedes cambiar: Eso es lo que ES.

———-

Shiva Shambho Plática: Verdad Absoluta, 7

(Plática del día 10 de noviembre  de 2012, corregida y editada por el autor)

La Verdad Absoluta es la Conciencia de Ser Absoluto

Esta va a ser la séptima y última platica de un ciclo, en el cual decidí hablar sobre la verdad absoluta. Posteriormente seguiremos hablando del tema, pero ya no tan concentrados en la verdad absoluta. 

Si ustedes recuerdan, hemos estado diciendo que la verdad absoluta es la conciencia de ser Absoluto. La verdad absoluta, inmutable y eterna, es la conciencia de ser Absoluto. Eso es lo que YO SOY y Eso es lo que ustedes son junto conmigo.

Entonces, a través de estas pláticas es posible guiar a una persona desde el estado despierto, al cual llamamos conciencia de ser, hasta el estado de la conciencia de ser Absoluto, que es el despertar pleno y total: es la apoteosis culminante.

Pero las pláticas están destinadas de esa manera: desde el hombre despierto, que es la conciencia de ser, hasta la conciencia de ser Absoluto, que es la culminación última y final, el despertar absoluto y total. Entonces, he utilizado todos los medios que están a mi alcance, para poder describir esta verdad absoluta o esta conciencia de ser Absoluto.

El día de hoy, voy a volver a hacer un esfuerzo para hablar de la verdad absoluta en sí misma, de la conciencia de ser Absoluto en si misma. Pero apoyado con algunas palabras sánscritas, que me pueden ayudar a transmitir lo que quiero transmitir. Porque ahora vamos a hablar de manera simple y sencilla de este estado. Pero, ¿cual es este estado?

Vamos a ir repasando lo que hemos dicho anteriormente y, luego, nos vamos a ir adentrando en el tema. Es sencillo, síganme. Es sencillo: si tú estás despierto, puedo afinarte en la conciencia de ser Absoluto. Es sencillo, porque eso es lo que tú Eres.

Miren, hemos dicho: una vez que el ser humano ha prendido la luz de la conciencia permanentemente, es decir, que ya está despierto, entonces empieza su investigación con esa propia conciencia, de cuál es su origen, de cual es su esencia, de cual es su verdadera identidad. Entonces empieza la búsqueda (y ya hemos dicho que esa búsqueda se realiza alumbrando hacia fuera con la luz de la conciencia, a través de la contemplación; y alumbrando hacia adentro a través de la meditación, porque la propia conciencia está buscando cuál es la verdad absoluta, qué es lo que YO SOY, esencialmente hablando).

Entonces, recuerden que dijimos: una vez que el ser humano ha prendido esta luz de la conciencia (insisto, no antes), entonces puede dirigirla hacia adentro. Simplemente cierra sus párpados, se sienta en una postura de meditación y guía esa luz de la conciencia hacia adentro de sí mismo; hacia el aspecto estático de mi propio Ser (ahora voy a explicar exactamente lo que esto es).

Entonces la luz de la conciencia alumbra (ya comentamos) y lo primero que se va a encontrar son los contenidos mentales de su propia mente (y llamamos a estos contenidos mentales  “pantalla oscura”). Luego, si la persona sigue, con la luz de la conciencia buscando hacia adentro, rebasa en un momento de su práctica en la búsqueda de la verdad absoluta esta pantalla obscura. Diríamos que los contenidos mentales se silencian y solo permanece la mente en silencio. Y es entonces cuando,  la luz de la conciencia inevitablemente penetra más allá e inmediatamente entra en contacto con los atributos de Mi propio Ser, con los exquisitos atributos del ser que YO SOY y que tú Eres junto conmigo. Nos referimos a estos atributos como la gracia, el amor, la armonía, la dicha, el júbilo, el agradecimiento. Son algo extraordinariamente hermoso: son atributos de Mi propio Ser. No es mí Ser en Sí mismo.

Pero bueno, la persona sigue entonces su búsqueda con la luz de la conciencia y, un buen día, entonces rebasa ese punto: la “pantalla clara” de los atributos de Mi propio Ser. Es entonces cuando, esta pantalla clara se desvanece de momento y, entonces, la conciencia, “pum”, penetra profundamente y entra a un estado absolutamente potencial. Es decir: al Ser en Sí mismo, al margen de toda la existencia.

Nirvikalpa Samadhi

Esta vivencia que se experimenta es: YO SOY Uno, Único, inmutable, eterno y Absoluto. No hay ninguna medida que me pueda contener: YO SOY Absoluto. Pero estoy en el estado potencial, no en el estado actual manifiesto: me he recogido hacia el aspecto estático de Mí propio Ser.

Para darme a entender y que ustedes puedan avanzar hacia esta vivencia, entonces voy a utilizar unas palabras que se utilizan en oriente: le llaman a este estado, Nirvikalpa Samadhi.

Vamos a examinar estas palabras: la palabra nirvikalpa esta formada por dos palabras, nirv, que significa “extinción” y, kalpa, que significa “ciclo cósmico de manifestación”: lo que ustedes entenderían como toda esta existencia que se ha manifestado. Esta manifestación de la existencia se le llama kalpa, es un ciclo cósmico.

Cuando el ciclo cósmico termina, se recoge. Todo esto en concordancia que la filosofía oriental. Se recoge en un estado potencial, se disuelve y, entonces aparece un estado que se llama pralaya. Laya es “disolución” y, pralaya  es “completa y total disolución”.

Entonces, en oriente se entiende lo que YO SOY, como la alternancia cíclica de manifestación de la existencia, a través de un kalpa y una reabsorción en el estado de disolución completa. Es decir, desde el estado dinámico (manifestación), se recoge al estado estático (reabsorción), para  luego volver  a manifestarse otro estado dinámico.

Esto lo puedes entender muy bien como el ciclo de tu propia respiración. Imagina entonces que cuando exhalas por tu nariz sale el aire, esto equivale a la creación de un kalpa, se crea el universo. Y cuando inhalas y el aire entra por tu nariz, equivale a un  estado potencial: terminó ese kalpa o ciclo cósmico y se recoge en un estado de pralaya; para luego volver a exhalar nuevamente y, posteriormente, a inhalar.

Esta alternancia entre kalpas y pralayas, es como se entiende lo que YO SOY en oriente. En occidente se entiende diferente: en occidente se entiende como un acto creador único. Luego permanece por algún tiempo la creación y, finalmente, viene un acto final al cual llaman el “fin del tiempo”. Esto no es lo mismo de lo que concibe oriente sobre lo que YO SOY.

El kalpa sería entonces, Mí parte dinámica y, el pralaya seria Mí parte estática, inmutable y que esta en potencia. Ahí todavía no se transforma en un acto, en una manifestación. ¿Entienden estos dos estados del gran ciclo?

Entonces volvamos a las palabras Nirvikalpa Samadhi. Ahí va: nirvi, “extinción”, kalpa, “ciclo cósmico” y,  samadhi es la “conciencia que permanece cuando se ha extinguido todo residuo de existencia o ciclo cómico”. Samadhi es la conciencia que permanece cuando hay una extinción: un nirvikalpa, una extinción del ciclo cósmico y se ha recogido la conciencia en Sí misma. Se ha metido o retirado profundamente en Sí misma hasta el aspecto estático de Mí propio Ser. Y Ese es un estado al cual llaman pralaya. Es decir, “gran disolución”. Pero si tú quieres saber lo que Eres, no necesitas esperar a que este ciclo cósmico termine para recogerte en pralaya. Yo te digo como puedes conocerlo; es lo que estamos haciendo acá.

Una vez entonces que la luz de la conciencia ha ido hacia adentro y alcanza este estado potencial, estático, inmutable y eterno, en esa conciencia YO SOY Uno y Único y Absoluto, no hay medida, no hay nada contra lo cual yo pueda medirlo: es Absoluto en Sí mismo. Por eso es una vivencia inefable: no se puede explicar con palabras. Es inconmensurable, no se puede medir.

YO SOY Todo lo que Es y Existe 

Ahora bien. Ya que se llega a este punto, vamos a ir hacia afuera: si logras entrar hasta ahí, hasta donde YO SOY y luego abres los párpados de tus ojos, pero permaneces “conectado”, “enchufado” (así lo entenderían ustedes) con esa Conciencia, entonces al salir se experimenta al ver Mí parte dinámica (la existencia) que ésta es idéntica a Mí mismo, a lo que YO SOY: es Una y Única, es inmutable y absoluta en Sí misma, y YO SOY la existencia toda. No importan todos los cambios que estén transcurriendo y que la gente llama vida o muerte y otros cambios, como el día y la noche, etcétera. Todo Mí aspecto dinámico es Mí propia Conciencia Absoluta, inmutable y eterna: eso es lo que YO SOY. Esta  esa es la vivencia cumbre, máxima y suprema.

En oriente le llaman a este estado, “ver al Absoluto con los ojos abiertos”. All abrir los ojos veo al Absoluto en todos lados. No me gusta esa palabra: ver. No me gusta y les voy a decir por que: “ver” implica un testigo que atestigua. Está “el que ve” y “lo visto”. Cuando tú ves un árbol, tú eres “el que ve” el “árbol” es lo visto. Hay una dualidad: “el que ve” y “lo visto”. Por lo tanto las palabras “ver al Brahman (Absoluto) con los ojos abiertos” no me gustan, porque no lo ves: ERES el Brahman, lo Eres, completamente: lo ERES.

Entonces diríamos que has llegado a la culminación absoluta. Porque ahora la luz de la Conciencia ha ido hacia adentro tan profundamente hasta alcanzar el punto estático, potencial, inmutable y eterno y, simultáneamente alumbra con profundidad hacia fuera. Esta es la vivencia cumbre, has rebasado todas las dualidades.

Ya no estás buscando tu origen o tu esencia divina entre kalpas y pralayas, yendo para adentro y yendo para afuera, ¿ven? Sino que ahora ya llegaste a la culminación final, cuando la conciencia alumbra completa, total, absolutamente hacia adentro y hacia afuera, simultáneamente. Esa es la vivencia cumbre. Es intransferible, no se puede hablar de ella, la tienes que vivir tú mismo.

Shiva es Shakti & Shakti es Shiva 

En oriente, a esta vivencia le llama “Shiva es Shakti y Shakti es Shiva”. ¿Qué quiere decir esto? Que en oriente se concibe a Shiva como esa Conciencia Pura en la trascendencia, en el estado potencial, en el estado inmutable. La Conciencia Pura en su estado inmutable es Shiva. Y la existencia es su Shakti, la Shakti de Shiva. Shiva es masculino, esa es la concepción y Shakti, es femenina. Entonces la Shakti de Shiva es el ciclo cósmico mismo de la existencia. Pero el punto de Conciencia del cual les estoy hablando ha fundido esos dos. Por lo tanto se dice: “Shiva es Shakti y Shakti es Shiva”. YO SOY TODO: el Uno, el Único, el infinito, eterno e inmutable Absoluto. No hay nada aparte de lo que YO SOY. Si querían oírlo eso es lo que YO SOY y eso es lo que Eres tú junto conmigo.

No puedes ser otra cosa ¿entiendes? No puedes ser otra cosa: ¡Esa es la verdad absoluta!, por que es inmutable y por eso se llama verdad absoluta. En el pasado la contrastamos contra las verdades relativas, cambiantes. Sin embargo, ésta es la verdad que no puede cambiar y, por lo tanto, absoluta.

Puedes no advertirla. Puedes no ser consciente de esta verdad absoluta. Eso si es cierto. Pero no puedes cambiarla y, cuando la vives, sabes que es la verdad absoluta: ahora Eres la Conciencia de Ser Absoluto. Y esta es la culminación total. ¿Si se entendió? No es difícil, mis amores, créanlo. No pongan esas caras, porque se que lo que sí tienen que lograr es despertar. Una vez que has despertado, te puedo guiar fácilmente hacia allá. Es fácil por que tú eres Eso. Pero tienes que estar despierto. No puedes brincar desde el estado dormido, hasta la conciencia de Ser Absoluto. Mi vida, no puedes.

Puedes, desde el estado dormido, pasar a la conciencia de ser, la cual es el ser humano despierto, alerta, atento, vigilante, el que se da cuenta de que es. Y de ahí, ya despierto, te puedo llevar hacia ahí fácilmente porque tú  eres Eso. Nada más te voy ir guiando sobre cómo debes guiar tu conciencia.

Entonces, tu debes ir siguiendo lo que te he dicho en estas pláticas, y te iras haciendo cada vez más consciente. Y te irás afinando y afinando en esta vivencia, que es cumbre, última y final. Es una apoteosis: una vez que has llegado hasta ahí, no hay nada mas que alcanzar. No hay más: Eso es la única verdad absoluta.

¿Suena abstracto? Bueno, un poco. Pero ninguna teoría te llevará hasta ahí. No importa cuantas teorías diseñes, cuantas cosas pienses, cuantas filosofías estudies o teologías diversas aprendas: nada te llevará hasta ahí. Entonces, ante la pregunta, ¿Qué me lleva ahí? La respuesta es: tu propia conciencia. Porque tu conciencia es la facultad de darte cuenta, pero antes de que te conduzca la tienes que despertar.

Entonces, con lo dicho hoy, ya tenemos siete pláticas hermosas para que el buscador, para el verdaderamente buscador (no saben la sed de búsqueda, de verdad, que algunos seres tienen; no lo saben, darían todo lo que hay en el universo para tener un vislumbre de lo que YO SOY). Entonces, decía que, con estas siete pláticas, tú puedes ir ubicando perfectamente tu conciencia. Ahora, estas pláticas se montarán en Internet, en su forma original, con sus imperfecciones a la hora de hablar. Recuerden  que hablar y escribir es un asunto diferente. Se van a montar en una página de Internet que se llama: Shiva Shambho. Y por otro lado, voy  a ocuparme de editar estas pláticas. Es decir, hacer las correcciones de estilo para que se lea como un texto escrito y no solo hablado. Pero estarán de las dos maneras, para que ustedes las tengan a la mano.

Esto es hermoso, mis vidas: entregar algo así y ponerlo en sus manos, es extraordinario. No deben temer nada: todas las palabras relacionadas con el sufrimiento, la muerte y todo lo que les pueda atormentar, no es nada delante de Mi: nada. Solamente tienen que despertar a su verdadera esencia, a su verdadera naturaleza. Y es por esto que aquí no hablo de otra cosa.

Un comentario antes de terminar: durante los años pasados, me ocupé de otra cosa. Ya lo he dicho en varias ocasiones. Mi ocupación fue extraer de las diferentes tradiciones espirituales importantes del mundo, cómo cada una de esas tradiciones espirituales importantes explicaba el sendero espiritual que conduce a la unicidad con el Absoluto. Y, también, a extraer los métodos y técnicas que estas tradiciones espirituales habían propuesto para avanzar por este sendero espiritual. Todo este trabajo ha terminado.

Lo que he hablado en estas últimas siete pláticas, trata sobre la vivencia directa de esta Conciencia Suprema. Comprendan que  si tú le preguntas a alguien, ¿quien eres? Esto es lo que te diría: soy el cuerpo y la mente.  Pero, en este caso,  para transmitirte lo que YO SOY, SOY, SOY, las palabras no pueden describirlo. Es por esto que utilice palabras como, “el aspecto dinámico” y “el aspecto estático”, o “hacia adentro de ti mismo” y “hacia fuera de ti mismo”, etc.,  tal y como lo han escuchado durante estas pláticas. ¿Si se entendió?

Quiero que entiendan que la vivencia de lo que YO SOY, rebasa todo lo que hemos dicho. Todos los conceptos de dualidad, como son “existencia y trascendencia”, o “lo estático y lo dinámico”, o “lo potencial y lo actual”; toda esa dualidad queda superada con lo que les he dicho. YO SOY más y por encima de esos estados de dualidad separados: de kalpa y pralaya. Mi conciencia esta por encima de estos dos estados, fundida en una sola ¿Me entienden? En la búsqueda de la verdad absoluta, vas hacia una y hacia la otra con tu propia atención y conciencia. Pero en el estado último, has superado todas las dualidades.

Espero haberles servido pero, recuerden siempre que lo que verdaderamente necesitan, es despertar. Y con esto, es con lo que voy a terminar esta plática.

Anuncios